Condenado a 18 años de cárcel el dominicano que mató a un bebé de once meses

    

   Tarragona (España),  (EFE).- La Audiencia de Tarragona condenó hoy a 18 años de prisión al dominicano Luigi Durán, por el asesinato de un bebé de once meses que le hizo perder una partida en una vídeo-consola.

   La sentencia apunta que el acusado tal vez podría haber evitado la muerte del pequeño si lo hubiera atendido tras la agresión, en lugar de continuar jugando.

   La resolución judicial señala que Durán Guzmán golpeó al niño en varias ocasiones y que luego, “lejos de socorrer al bebé, que se encontraba gimiendo tras la agresión, lo bañó y lo tumbó sobre la cama, y continuó jugado una partida de Play Station”.

   El joven dominicano, declarado culpable por un jurado popular, no prestó al bebé ningún tipo de ayuda, “que tal vez podría haber evitado el resultado de muerte finalmente producido”, destaca la sentencia.

   Los hechos se produjeron el 1 de septiembre de 2007 en el piso que el condenado, de 19 años, compartía en la localidad española de Reus, en Tarragona, con su compañera sentimental y madre del bebé.

   El procesado, que se encontraba solo con el bebé en el domicilio, le golpeó en el abdomen, cabeza y espalda, después de que éste le hubiera tocado el mando de la videoconsola en plena partida.

   Las lesiones provocadas por los golpes acabaron con la vida del pequeño.

   En la sentencia, la juez Macarena Mira descarta, en base a lo expuesto por los psiquiatras en el juicio, que Guzmán sufra ninguna enfermedad mental, ni que el hecho de haber perdido la partida en el videojuego “Mortal Kombat” le produjera un estado de enajenación mental transitoria.

   Tal estado “no sería compatible con el hecho de que el acusado luego bañó al bebé, lo acostó, y continuó jugando la partida en la videoconsola Play Station, ni con que luego fuera capaz de recordar lo acontecido ante la Policía”, sostiene la juez.

   Destaca, además, que no ha quedado probado que Durán estuviera varios días jugando a la videoconsola, como declaró el acusado en el juicio para justificar su adicción a ese tipo de máquinas.

   En el fallo, la juez aplica una atenuante de confesión, ya que, a lo largo del proceso, el condenado siempre ha reconocido las agresiones y ello, según la sentencia, ha sido clave para el esclarecimiento de los hechos.

   Por el daño ocasionado, Durán deberá indemnizar con 95.000 euros (unos 150.000 dólares) a la madre del bebé fallecido, Yessica Helaine F.A., quien continua manteniendo una relación afectiva con el condenado, fruto de la cual nació recientemente una niña.

   La Fiscalía, la acusación particular y la popular habían solicitado una pena de 24 años de prisión, al considerar que el procesado fue autor de un delito de asesinato con las agravantes de parentesco y de ensañamiento.

   Sin embargo, la juez descarta ese último agravante porque no se ha podido probar que el asesino fuera consciente o quisiera provocar un sufrimiento adicional al bebé.

   “No puede dudarse de la crueldad de la agresión, pero no toda acción cruel permite afirmar la existencia de ensañamiento”, concluye.