Condenan Iglesia Chile indemnizar a víctimas abuso

FILE - In this Nov. 11, 2015 file photo, Rev. Fernando Karadima sits in court before testifying in a case that three of his victims brought against the country's Catholic Church in Santiago, Chile. A court in Chile ruled Wednesday, March 29, 2019, that the Roman Catholic Church must pay compensation to Juan Carlos Cruz, Jose Andres Murillo and James Hamilton, three victims of Karadima, the country’s most notorious pedophile priest. (AP Photo/Luis Hidalgo, File)
FILE - In this Nov. 11, 2015 file photo, Rev. Fernando Karadima sits in court before testifying in a case that three of his victims brought against the country's Catholic Church in Santiago, Chile. A court in Chile ruled Wednesday, March 29, 2019, that the Roman Catholic Church must pay compensation to Juan Carlos Cruz, Jose Andres Murillo and James Hamilton, three victims of Karadima, the country’s most notorious pedophile priest. (AP Photo/Luis Hidalgo, File)

Una corte chilena condenó ayer a la Iglesia Católica a pagar casi 450,000 dólares como indemnización a tres de las víctimas del exsacerdote Fernando Karadima, el más notorio cura pedófilo del país.
La Corte de Apelaciones de Santiago de Chile rechazó “las excepciones de prescripción y de falta de vínculo de dependencia entre Fernando Karadima y el arzobispado de Santiago” alegada por la defensa de la Iglesia, revocó una sentencia de primera instancia de marzo de 2017 en ese sentido y aceptó la demanda interpuesta por las tres víctimas de Karadima que han hecho público su caso (Juan Carlos Cruz, José Andrés Murillo y James Hamilton) según el fallo judicial.
“Hoy el Estado de Chile deja constancia de que todas instituciones son garantes y deben proteger los derechos de los ciudadanos. Que nadie, por poderoso que sea, puede abusar y encubrir abusos sexuales de manera impune”, leyó James Hamilton como parte de un comunicado conjunto de las tres víctimas.
El médico de profesión señaló que este era un hecho relevante “no sólo por nosotros en particular, por los cientos o miles de víctimas de abusos por partes de sacerdotes y religiosos que han sufrido la falta de justicia, la revictimización, el abandono, la absoluta soledad, y la traición a su compromiso original de cuidado y acompañamiento”.
El dictamen judicial ádeclaró procedente la reparación “por concepto de daño moral” por unos 150,000 dólares que deberá pagar la Iglesia a cada uno de los demandantes.
La Iglesia aún puede apelar ante la Corte Suprema. Sin embargo, el Arzobispado de Santiago manifestó “su conformidad con el fallo” y su confianza en que “esta sentencia contribuya al proceso de reparación del dolor sufrido por las víctimas de Fernando Karadima”. “La resolución atribuye responsabilidad a la institución por los errores que hemos reconocido”.