Condenan terror en Egipto

REDACCIÓN CENTRAL (EFE).- Los atentados contra instalaciones turísticas en Sharm el Sheij, que han causado ya 90 muertos, conmovieron ayer a la comunidad internacional, provocó una condena rotunda y el apoyo diplomático al Gobierno de Egipto.

Durante las horas posteriores a los ataques se conocieron las condenas del presidente ruso, Vladímir Putin, del francés, Jacques Chirac, del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Las nuevas declaraciones condenatorias procedieron de Estados Unidos, de israelíes y palestinos, de países de la Unión Europea, del Vaticano y del Reino Unido, país en alerta precisamente por la amenaza de que se produzcan ataques terroristas.

Estados Unidos condenó los “bárbaros” atentados “en los términos más contundentes posibles”, declaró la Casa Blanca, desde donde se informó que el presidente George W. Bush habló hoy con su homólogo egipcio, Hosni Mubarak, para ofrecerle sus condolencias personales y el apoyo estadounidense.

Estados Unidos “apoya firmemente al pueblo egipcio en estos momentos de duelo nacional” y “está dispuesto a ayudar al Gobierno de Egipto para atender a las víctimas y llevar a los autores de estos atentados ante la Justicia”, indicó en un comunicado.

Los ataques en Sharm el Sheij, que según fuentes médicas han dejado 83 muertos, entre ellos al menos siete extranjeros, son los peores en la historia moderna de Egipto y representan el golpe más duro contra el turismo desde el atentado que en 1997 costó la vida de 58 turistas en Luxor, en el sur del país.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Jack Straw, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la Unión Europea, condenó también los atentados y subrayó que estos actos sólo conseguirán fortalecer la lucha contra el terrorismo.

“Estos atentados despreciables y malvados contra gente inocente que estaba de vacaciones, sólo servirán para profundizar nuestra resolución de derrotar al terrorismo y garantizar que el respeto a los valores civilizados prevalezca”, afirmó Straw.

En nombre de la UE, Straw condenó los atentados, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y mostró su reconocimiento “a la labor de los servicios egipcios de rescate que están afrontando las consecuencias de este espantoso incidente”.

En Oriente Medio, el Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás) condenó los ataques por medio de Sami Abu Zuhri, su portavoz de Hamás en la franja de Gaza.

“Nosotros, en el movimiento Hamás, renovamos nuestro rechazo a este tipo de ataques que dañan la seguridad y estabilidad de nuestros países”, declaró el portavoz, quien dijo que “este tipo de ataques dañan también los intereses nacionales e islámicos y especialmente la causa palestina”.

El Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) también condenó los atentados contra civiles inocentes.

Anteriormente, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Silván Shalom, había hablado por teléfono con su homólogo egipcio, Ahmed Aboul Gheit, a quien transmitió su condena de los ataques al tiempo que ofreció sus condolencias.

Shalom dijo que Israel y Egipto deben luchar de forma conjunta contra el terrorismo.

La Unión Africana (UA) también condenó los atentados terroristas y manifestó en un comunicado su “preocupación por la intensificación de los actos terroristas evidenciados diariamente en Irak y la reciente tragedia de Londres.”

El Gobierno alemán se unió a la condena por medio de su ministro de Asuntos Exteriores, Joschka Fischer, quien dijo que “el terror ha vuelto a manifestarse de una forma especialmente pérfida”.

El rey Mohamed VI de Marruecos reiteró por su parte la adhesión de su país a la lucha internacional contra “el terrorismo odioso, negado por todas las religiones y las ideas nobles”.

El papa Benedicto XVI también expresó su dolor por los atentados, que calificó de “insensatos”, e hizo un llamamiento a todos para que se renuncie a la violencia, “que está causando muchos sufrimientos a las poblaciones”.

Benedicto XVI animó a todo el mundo a “abrazar el camino de la paz”, según el texto de un telegrama enviado en su nombre por el secretario de Estado vaticano, Angelo Sodano, a las autoridades civiles y eclesiásticas de Egipto.