Condenas a Cuba y Venezuela cierran la asamblea de la SIP

Antigua (Guatemala), 26 oct (EFE).- La 60 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) concluyó hoy con condenas a los gobiernos “represivos” de Cuba y Venezuela, y un llamamiento a los ejecutivos a desterrar la impunidad.

“Durante los últimos seis meses la lucha contra la libertad de prensa sufrió serios reveses en muchos países del hemisferio, mayormente en manos de criminales que vienen operando con impunidad, regímenes represivos en Cuba y Venezuela, y funcionarios de gobierno procurando legislaciones restrictivas”, concluyeron los participantes de la asamblea.

La SIP condenó también los asesinatos de nueve periodistas registrados en el último semestre en Brasil, México, Paraguay, Perú, la República Dominicana y Venezuela, así como la de un vendedor de prensa en Colombia.

El caso de México, señalan las conclusiones finales de la asamblea, “fue particularmente fatal”, debido al asesinato del periodista Francisco Ortiz Franco, director del semanario “Zeta” de Tijuana, quien apoyaba el trabajo de la SIP en la revisión de los expedientes de los asesinatos anteriores de otros dos periodistas de ese país.

“Las atrocidades perpetradas por estos asesinos obligaron al presidente (mexicano) Vicente Fox a presentar un proyecto de legislación al Congreso proponiendo que los crímenes contra periodistas por cumplir su labor sean investigados y encausados por el gobierno federal”, subrayó la SIP.

Por otra parte, la asamblea exigió al gobierno de Cuba la inmediata liberación de los 32 periodistas que permanecen detenidos en ese país por el ejercicio de la libertad de expresión, entre ellos Raúl Rivero, vicepresidente regional de la comisión de libertad de prensa de la SIP.

La asamblea también condenó al gobierno de Venezuela por el “giro alarmante hacia la restricción e intimidación de la prensa”, y por promover una Ley de Responsabilidad Social de la Radio y la Televisión, “que amordazaría a los medios y le daría al gobierno control fundamental sobre la programación y permitiría la censura”.

La SIP también aprobó, con carácter de urgencia, el envío de misiones de esa organización a Argentina y Brasil, para analizar la situación de la libertad de prensa en esos países sudamericanos, donde pretenden aprobar leyes de acceso a la información pública.

“En Argentina y Brasil, los líderes políticos no han mostrado interés en alentar mayores libertades. La política hacia los medios promovida por el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, ha sido descrita como una total sordera oficial”, señalan las conclusiones.

Mientras que en Brasil, agregan, “el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha respaldado dos medidas que también podrían restringir la libertad de prensa. Una de ellas establecería un consejo federal de periodismo, con potestad para castigar a periodistas que violen sus principios y le daría al gobierno mayor autoridad sobre los medios de comunicación”.

Con respecto a la situación de la libertad de prensa en EEUU, la asamblea exhortó al gobierno de ese país a garantizar el pleno respeto de la “Primera Enmienda”, así como “el derecho de los periodistas a proteger sus fuentes, salvaguardando la confidencialidad de las mismas”.

“Exhortamos a las autoridades norteamericanas a abstenerse de utilizar a los medios como un brazo ampliado para hacer cumplir la ley, obligándolos a revelar información privilegiada, evitando así el efecto intimidatorio en detrimento de la libertad de prensa”, subrayan las conclusiones.

En cuanto a Colombia, la SIP acordó solicitar al gobierno “y a sus autoridades civiles y militares que respeten el quehacer de los periodistas y que implementen eficaces medidas de seguridad a fin de garantizar el libre ejercicio del periodismo, amenazado hoy por un generalizado clima de amenazas e intimidaciones”.

También pidió al gobierno colombiano investigar y determinar la responsabilidad de algunos organismos del Estado en la interceptación de teléfonos y seguimientos de periodistas.

La 60 asamblea general de la SIP, que inició el pasado viernes a nivel preparatorio y se inauguró oficialmente ayer, lunes, se celebró en la ciudad colonial de Antigua, ubicada a 45 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca, con la participación de unos 500 representantes de los principales diarios de América Latina, el Caribe, EEUU y España. EFE