Condiciona apoyo de PRD al pacto de LF

POR R. ALCÁNTARA
Eligio Jáquez dijo ayer que el opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD) respaldaría la propuesta del presidente Leonel Fernández para un pacto político nacional, pero la condicionó a que el gobierno reponga a 1,300 agrónomos y maestros despedidos, atienda los reclamos de los médicos y reconozca a parceleros asentados por la pasada administración.

Además del PRD, la propuesta de Fernández de que se firme un pacto político entre el poder Ejecutivo, el Congreso Nacional y los ayuntamientos, fue respaldada por los partidos Revolucionario Dominicano (PRD), Reformista Social Cristiano (PRSC), Revolucionario Social Demócrata (PRSD) y del oficialista de la Liberación Dominicana y del Consejo Presidencial Reformista.

Por el PRD también habló José Antonio Najri, presidente del directorio del Distrito Nacional; por el PRSC, Federico Antún Batlle; por el PRSD, Hatuey de Camps; así como Humberto Salazar del Consejo Presidencial Reformista.

Fernández propuso el pacto entre los grupos políticos para asegurar la continuidad en la labor del Estado, evitar que en la función pública se pierda el talento, la experiencia y la capacidad de sus servidores públicos cada vez que se produce un cambio de gobierno.

Jáquez dijo que es positiva la propuesta y pidió al presidente Fernández convocar en este sentido a los dirigentes más importantes, así como organizaciones de la sociedad civil y de organismos multilaterales que dan apoyo y asesoría a los gobiernos, como en el caso de algunas agencias de las Naciones Unidas.

Jáquez, en cambio, dijo que la propuesta de Fernández se hace cuando “se ha barrido con todos los perredeístas de la administración pública, los técnicos y los no técnicos”.

Indicó que muchos profesionales fueron desconsideradamente despedidos atendiendo exclusivamente a intereses político-partidaristas.

Estimó que si hay sinceridad en el presidente Fernández deberá cumplir con la palabra empeñada con los senadores a los que prometió que se reincorporarían gradualmente todos los cancelados y que se resolvería el problema de los beneficiarios de la reforma agraria.

Alegó que hasta ahora “no se siente que se hayan dado pasos en esa dirección porque todavía no se ha repuesto el primer cancelado por lo menos a los agrónomos del sector público agropecuario”.

Es evidente, dijo, que los congresistas cumplieron con su parte del acuerdo y que deja pendiente de cumplimiento al gobierno.

En tanto, De Camps, del PRSD, dijo que está de acuerdo con hacer un plan que transcienda la gestión de un período gubernamental.

Entiende que es necesaria una agenda común, a la que los partidos políticos pueden contribuir, porque garantizaría la institucionalidad.

Asimismo, Antún Batlle, presidente del PRSC, dijo que el planteamiento de Fernández coincide con la posición de su organización de crear un plan integral de desarrollo consensuado por las fuerzas políticas, sociales y económicas.

La sociedad, dijo, no puede continuar inmersa en el inmediatismo y la improvisación, y crear una crisis cada cuatro años.

Entretanto, el ex senador y vicepresidente del PRD, José Antonio Negra estimó acertada la propuesta porque la dirección política necesita una visión de Nación en la los problemas de la República estén por encima de los intereses de partidos y  personales.

Salazar, del Consejo Presidencial Reformista, estimó que desarrollo social depende de un acuerdo de todos los sectores.

También, el partido oficialista respaldó la propuesta porque entiende que fomentaría el crecimiento económico, el bienestar social y la incorporación plena a los mercados internacionales.