Conducta decepcionante

A pesar de estar convencidos de que un incremento salarial tendría efectos positivos para las empresas, por el impulso que daría a la demanda de bienes y servicios, los representantes del sector patronal fueron a la más reciente reunión del Comité Nacional de Salarios sin una propuesta salarial escrita y que respondiera a los reclamos de los trabajadores. Se trata de una conducta decepcionante, pues aún en el caso de que accedieran a un alza salarial del 30%, como piden los sindicatos, el salario mínimo más alto quedaría aún muy por debajo del costo de la canasta familiar del primer quintil, lo que da una idea de lo deprimidas que están las remuneraciones hoy en día.

El sector empleador y el Gobierno tienen bien claro que la insuficiencia del salario obra contra la competitividad de las empresas. Saben, también, que el poder adquisitivo de los trabajadores degenera constantemente, debido a una serie de factores entre los que hay que citar las alzas constantes de los precios de los bienes y servicios. Acudir a la reunión del Comité Nacional de Salarios con una propuesta verbal que evade el planteamiento salarial hecho por los trabajadores, es una manera de prolongar más la discusión de un tema que lleva años sin definir. La necesidad de reajuste salarial en los sectores público y privado es una realidad que no puede seguir siendo evadida con actitudes retardatarias decepcionantes.

A SISALRIL CON UN MANOJO DE RETOS

El Superintendente de Salud y Riesgos Laborales ha enunciado un plan de acción que habrá de colocarle ante numerosos retos e intereses. Para el epidemiólogo Pedro Luis Castellanos la meta es poner la seguridad social al servicio de los afiliados, lo que significa sacarla a enfrentar duros escollos. Pretende lograr consenso donde ha sido muy difícil que lo haya. En el tiempo que lleva vigente la seguridad social, no ha sido posible ponerla a trabajar como la ley manda.

Sin embargo, los comentarios anteriores no tienen dejo de pesimismo. Al contrario. El que conoce la capacidad de trabajo y la sensibilidad de este servidor público, lo cree capaz de luchar porque la Sisalril se comprometa más con los afiliados de la seguridad social. Su hoja de servicio hace confiar en que asumirá con tenacidad ese reto.