Conductores temen les roben placas de autos

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/2288DF31-6E9B-47B8-9655-F50F662D7B17.jpeg

POR MARIEN A. CAPITAN
La mayoría de los vehículos que transitan por las vías de la ciudad de Santo Domingo llevan sus placas debidamente colocadas,  pero aún hay conductores que las colocan dentro del automóvil por temor a que se la roben.

“A mí me robaron mi placa en una ocasión y a mí me dio muchísima brega volver a sacarla. Eso me costó dos mil y pico de pesos, aparte de que tuve que ir a la Policía, reportarlo, y una serie de papeleos para entonces después tener que ir a sacar la chapa. Por eso decidí no ponerla de nuevo”, dijo Arianna Garrido.

José Alejandro Sánchez, de su lado, explica que vive en El Cacique, un sector en el que se están robando las placas con mucha frecuencia. Por ese motivo optó por quitar la placa y ponerla adentro para cuidarla de los ladrones.

Otros conductores hacen la misma afirmación: no quieren tener que lidiar con el dolor de cabeza de reportar una placa perdida. El papeleo, la pérdida de tiempo y gasto adicional, sostienen, son motivos más que suficientes para resguardar su chapa lo mejor posible.

Esta, sin embargo, no es la única razón por la que la gente lleva sus placas dentro del vehículo: la desidia, a juzgar por las afirmaciones de algunos ciudadanos consultados, también juega un papel importante.

Por eso a nadie le puede extrañar que al dar una vuelta un domingo por la tarde se sorprenda al ver un carro sin placa y, al cruzar junto al vehículo, descubra que la placa está dentro. ¿Lo sorprendente? Ha sido colocada en el espacio que existe entre el sillón del conductor y la emergencia.

Al cuestionar a la propietaria del vehículo, Yesenia Marrero, ésta indica que hace dos semanas que se le cayó la placa y por eso la tiene dentro del carro. Hoy, asegura, volverá a ponerla en su lugar.

El caso de  Wilson Montes de Oca no es tan especial: a su carro se le cayó uno de los dos tornillos que sujetan la placa y por eso tuvo que ponerla dentro. “Para que no se perdiera la puse atrás. Eso fue ayer. Mañana la pongo de nuevo”.

Por otro lado están los propietarios de vehículos nuevos, quienes todavía no han recibido sus placas nuevas y llevan la de exhibición pegada al cristal trasero: así se evitan la molestia de poner, quitar y volver a poner una placa. Pero otros, como Carlos Capellán, indican que acaban de recibir la placa nueva y aún no han tenido tiempo de ponerla.

A pesar de que las placas fueron cambiadas el año pasado, todavía pueden verse vehículos circulando con la chapa anterior. 

El último de todos los casos es más cuestionable todavía: el de los que no tienen placa ni dentro ni fuera. Amén de los nuevos, que todavía no tienen placa y no deberían circular así,  es extraño ver que por la ciudad circulen vehículos viejos que no tienen ninguna placa puesta.

Uno de esos casos es el de Alberto Rodríguez, un muchacho joven que anda en una camioneta doble cabina. Hace cerca de  dos meses que le robaron la placa, manifiesta, y por eso anda manejando así: de incógnito y como si todo estuviera bien.

Lo mismo hacen quienes llevan la placa dentro pero tienen los vidrios tan tintados que ésta no se ve: pasan tan desapercibidos que, queriéndolo o no, podrían provocar cualquier tipo de suspicacia.