Conep advierte delincuencia causa parálisis en la sociedad

El Consejo Nacional de la Empresa Privada está tan preocupado por la inseguridad ciudadana que ayer pidió explorar posibles vías de soluciones conjuntas a la delincuencia.

El presidente de la entidad, Lisandro Macarrulla recordó que la economía nacional está cimentada en sectores que son vulnerables a la desconfianza y al temor. Expresó preocupación por las dudas que surgen sobre la defensa de la propiedad. 

El  Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) manifestó   su preocupación respecto a la inseguridad ciudadana y a la  delincuencia que afectan al país,  e instó a explorar posibles vías de soluciones conjuntas ante esos  males.

El presidente de la entidad, Lisandro Macarrulla, sugirió que se tome en cuenta la economía nacional, que, seún dijo,  está cimentada en sectores cuya vulnerabilidad es obvia ante la desconfianza y el temor en la seguridad personal, y en las dudas sobre la defensa  de la propiedad privada y los valores ancestrales  en los que está estructurada la nación.

“La sociedad dominicana se encuentra algo paralizada ante la ocurrencia de hechos nunca vistos en nuestro país, y nos preocupa lo que acontece y tenemos que buscarle un sentido de solución eficiente y pragmática ante esos fenómenos”, sostuvo.

Dijo que aunque nuevos en cuanto a su amplitud, esos problemas son viejos en lo que se refiere a sus propósitos, y que por tanto hacen mucho daño al clima de inversiones y negocios.   

 Expresó que también alejan oportunidades que contribuirían a mejorar las condiciones de vida de la población y lo más pernicioso de todo es que quiebran el patrón de motivaciones de la sociedad.

 Macarrulla produjo esas consideraciones al pronunciar el discurso de orden en el acto de apertura de los trabajos del Foro Empresarial para la Seguridad Ciudadana, realizado ayer  bajo la organización del Conep y del Consejo Empresarial para la Prevención del Crimen.  Planteó  forjar una arquitectura nacional en la que se respete indeclinablemente la ley y en la que el que  la trasgreda tenga que realmente reparar el daño.

Convivencia

“No estamos sugiriendo ni de cerca que se violente el estado de convivencia pacífica de que disfrutamos que, por lo demás, cuando lo comparamos con los de otros de nuestra propia región, tenemos que concluir que aún poseemos un medio envidiable que tenemos que preservar, perfeccionar y orientar hacia las mejores prácticas de aplicación de la Ley y de la convivencia civilizada”, expresó Macarrulla.