Conep reitera oposición a más tributos

http://hoy.com.do/image/article/328/460x390/0/2CEE8858-7356-4E9B-89DE-2A07CD430D84.jpeg

POR S. PANIAGUA
El Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) anunció ayer que no se reunirá con el FMI esta semana como estaba previsto, mientras que las principales asociaciones empresariales reiteraron su rechazo al proyecto de rectificación fiscal.

Anoche la presidenta del Conep, Elena Viyella de Paliza, informó que esa entidad no se reunirá con el FMI debido a que las múltiples ocupaciones de ese organismo le impiden reunirse con los empresarios dominicanos.

“La reunión que tenía prevista el FMI con el empresariado a mediados de esta semana no podrá materializarse debido, según lo informado, a las múltiples ocupaciones del organismo crediticio” , dijo  la presidente del Conep.

En una nota escueta Viyella dice “pareciera que el FMI tiene otras urgencias, ya que nos dijeron que no tienen tiempo para reunirse con el empresariado esta semana”.

Estaba previsto que esta semana representantes del FMI se reunirían con el empresariado dominicano con el objetivo de oír su posición en torno al aumento de una serie de impuestos en el proyecto de rectificación fiscal que sería depositado esta semana en el Congreso Nacional y sobre la situación económica.

Mientras la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD) y la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES) reiteraron su oposición a que se aumente la carga impositiva con el objetivo de recaudar unos RD$35 mil millones, el 3.0% del PIB.

Yandra Portela, presidenta de la AIRD, cuestionó la última versión del proyecto de rectificación fiscal, que entre otras cosas excluye del pagó del ITBIS al café, el azúcar, el aceite, mantequilla, chocolate y el yogurt, pero grava los combustibles, al sector seguro, las habitaciones hoteleras con 5.0%, aumenta el Impuesto Sobre la Renta Sobre y grava con el ad-valorem los cigarrillos y las bebidas alcohólicas.

Sostuvo que independientemente de los cambios incorporados, los nuevos impuestos penalizan la actividad económica y aumentan la carga a todos los sectores de la población.

“Los últimos cambios introducidos por el Gobierno al proyecto de reforma fiscal ejercen el mismo efecto negativo para la economía, ya que cualquier incremento de la carga tributaria  tiende a debilitar el proceso productivo y a desmejorar las condiciones de vida de los dominicanos”, expresó Portela.

En ese orden, la JAD advirtió que nuevos impuestos a los combustibles, en especial al gasoil, podría desatar un proceso inflacionario en el país, por su incidencia en el transporte de cargas, en la producción agrícola y en el transporte de pasajeros.

Osmar Benítez, vicepresidente ejecutivo de la JAD, dijo que esa institución espera que el gobierno pueda analizar el impacto que tendría ese nuevo impuesto al gasoil principalmente.

Dijo que las autoridades “deben actuar con pies de plomo en esta decisión de establecer nuevos impuestos a la economía”.

Indicó que el caso de los combustibles es un tema que se debería sopesar, porque a nuestro entender el mayor peso de impuesto en materia de combustibles no debería ser al gasoil.

Recordó que el gasoil es el combustible de mayor uso en la producción de alimentos y en la preparación de los terrenos y en el transporte de pasajeros y de productos. 

No obstante, informó que la JAD y su Consejo Directivo han recibido con beneplácito el anuncio del gobierno de que se excluirán del proyecto de ley de reforma fiscal que prepara los productos de la canasta básica que son de origen agropecuario, dijo Benítez.

Mientras que el presidente de ASONAHORES ingeniero Luis López reiteró, que  un nuevo aumento de la carga impositiva, 5.0% a las habitaciones hoteleras, generaría perdida en la capacidad recaudadora del estado dominicano y desempleo en el país.

Rafael Blanco Canto, vicepresidente ejecutivo de Viva Wyndham Resorts; advirtió una posible pérdida de confianza de los inversionistas en el turismo dominicano debido a los altos impuestos y a la continuidad con que los gravámenes se establecen en el país.

Arturo Villanueva, director ejecutivo de Asonahores dijo que el incremento de la carga impositiva sobre el sector turismo hace imposible forjar un plan de competitividad del sector y demuestra que hay un sesgo antiturismo en las autoridades dominicanas.

 Simón Suárez, vicepresidente ejecutivo de Coral Hoteles, y presidente de la Asociación de Hoteles de Romana-Bayahíbe, planteó que nuevos impuestos serían un golpe duro a la rentabilidad del sistema de todo incluido, que representa el 90 por ciento de todas las habitaciones que tiene el país y un  muro contra la experiencia y capacidad ganada globalmente por la hotelería dominicana a través del todo incluido.