¿Confesonario en estadio? Cura argentino lo hará por el papa

El papa pide en el Congreso de EEUU la abolición mundial de la pena de muerte
El papa pide en el Congreso de EEUU la abolición mundial de la pena de muerte

NUEVA YORK. El reverendo argentino Pablo Waldmann cambiará el viernes la paz de su iglesia por la locura del estadio Madison Square Garden, en el corazón de Manhattan, donde se dedicará a confesar a los que se arrepientan de sus pecados antes de la misa del papa Francisco allí.

Y es que Waldmann, de 55 años y nacido en Buenos Aires, es uno de los 56 confesores que ofrecerán misericordia a quien la necesite entre los más de 19.000 feligreses que acudirán al masivo acontecimiento con el pontífice.

A pesar de que el estadio será el foco de los medios de comunicación del mundo, Waldmann dice que confesará al igual que lo hace en su iglesia.

“La confesión es algo muy personal, muy privado, de mucho respeto”, explicó el argentino, que es reverendo de la iglesia de San Pablo en el barrio hispano de East Harlem, en Manhattan.

Después de visitar Cuba, Francisco aterrizó en Washington el martes y se espera que llegue a Nueva York el jueves por la tarde, donde su primera visita será la catedral de San Patricio.

El viernes hablará ante Naciones Unidas, se reunirá con inmigrantes en una escuela de East Harlem y dará misa en el estadio, entre otras cosas. Las confesiones que ofrezca Waldmann el viernes probablemente serán más que las que hace en su iglesia así que el reverendo ya se ha preparado para una jornada larga. “Probablemente sean un par de horas o tres (de confesión)”, comentó.

A pesar de que la misa del papa no empezará hasta pasadas las seis de la tarde, Waldmann tendrá que presentarse en el estadio unas cinco horas antes y realizar las confesiones en las taquillas, en las salas “lounge” para espectadores del estadio o cerca de los bares del recinto.

El reverendo señaló que prefiere realizarlas en español, pero que también se defiende en inglés.

“Puede ser que se dé que muchos se acerquen con curiosidad, quizás a confesarse después de mucho tiempo. Podemos valernos de esas circunstancias para que muchos se acerquen más a la iglesia,” opinó.

Para el argentino, Francisco es un buen papa que está llevando adelante a la iglesia y que lo hace con un estilo sudamericano, distinto al europeo.