Confirman que en reproducción asistida también nacen más niños que niñas      

Confirman que en reproducción asistida también nacen más niños que niñas      

Dos niños de diferentes géneros (Internet)

Barcelona. Una investigación liderada por la embrióloga del Servicio de Medicina de la Reproducción de Dexeus Mujer de Barcelona (España) Beatriz Carrasco ha desvelado que en reproducción asistida también nacen más niños que niñas en el mundo, como sucede en los nacimientos naturales, porque hay más embriones masculinos que se desarrollan hasta la fase de blastocisto que los femeninos.  

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la proporción de nacimientos naturales en el mundo es de 105 varones frente a 100 mujeres, aunque con el paso de los años la balanza se equilibra de forma natural, ya que los hombres tienen una esperanza de vida más corta que las mujeres.  

Sin embargo, todavía no está claro si la desproporción de sexos al nacer se produce inicialmente en la fecundación, o surge durante, antes o después de la implantación del embrión en el útero.  

Los expertos creen que tanto diferencias en la capacidad de fecundación de los espermatozoides portadores del cromosoma sexual X o Y, que es el que determina el sexo, como en la capacidad de desarrollo de los embriones según sean femeninos o masculinos, podrían ser determinantes en la proporción o equilibrio entre los sexos al nacer.

Imagen de archivo de un proceso de fecundación in vitro. (EFE)

Ahora, un estudio liderado por la embrióloga Beatriz Carrasco, que publica la revista ‘Reproductive Biomedicine Online’ (RBMO), ha intentado averiguar el motivo en un estudio hecho con embriones in vitro.  

Lee más: Más de 8 millones de bebés han nacido por reproducción asistida en el mundo

Para ello, los investigadores han estudiado más de 2.637 embriones obtenidos a partir de un total de 921 ciclos de reproducción asistida hechos en el centro Dexeus Mujer de Barcelona entre septiembre de 2017 y febrero de 2020.

Todos procedían de tratamientos de ciclos de reproducción asistida con diagnóstico genético preimplantacional (DGP) (PGT-A, por sus siglas en inglés), que es un ‘screening’ para detectar anomalías genéticas o aneuploidías en los embriones.

El DGP proporciona información sobre la constitución cromosómica de los embriones, incluidos los cromosomas sexuales y, por tanto, también permite averiguar el sexo de los embriones, aunque esta información no se transmita a los pacientes de acuerdo a la legislación actual.  

Según ha informado Dexeus Mujer, los investigadores analizaron la proporción entre sexos en diferentes momentos- en embriones humanos en estadio de blastocisto, que es el estado más avanzado en que se pueden desarrollar los embriones in vitro, entre el quinto y el séptimo día, y en los bebés al nacer.  

Así vieron que la proporción de sexo de los blastocistos estaba sesgada a favor del sexo masculino, con un 53,1 % masculino y un 46,9 % femenino.

También leer: ¿Qué tan cerca estamos de la reproducción asexual?

Bebés mellizos (Fuente externa)

Tras analizar los blastocistos comprobaron que el 41,2 % presentaban un desarrollo cromosómico correcto, el 7,7 % se clasificaron como embriones mosaicos, es decir, que contenían células cromosómicamente normales y otras con defectos cromosómicos, y el 51,2 % presentaban anomalías cromosómicas (embriones aneuploides).  

Los investigadores observaron que más embriones masculinos alcanzaban la fase de blastocisto, pero también presentaban un mayor número de alteraciones cromosómicas en comparación con los femeninos.

En cambio, no observaron diferencias significativas entre sexos en cuanto a la tasa de implantación, la tasa de abortos y la tasa de nacimientos de bebés.  

Los autores concluyen que hay más embriones masculinos que se desarrollan hasta la fase de blastocisto que femeninos, pero que los masculinos tienen una mayor tasa de aneuploidía o alteraciones cromosómicas.

Por lo tanto, y a pesar de las diferencias, la capacidad de implantación y de dar lugar al nacimiento de un recién nacido vivo es similar entre ambos sexos, según Dexeus Mujer.