Conflicto por la deuda mantiene a Argentina al borde del abismo

argentina    delegada

BUENOS AIRES, AFP. Argentina sigue al borde del abismo por su controversia judicial, financiera y política con fondos especulativos, a riesgo de incurrir en default en una cuota a bonistas, impago que se produciría si fracasa un arreglo antes del 30 de julio.  

Este lunes cae el primer vencimiento del pago de una cuota del bono Discount de los canjes (swaps) de 2005 y 2010 por unos 225 millones de dólares bajo legislación de Nueva York, en cuya justicia dirime un litigio con grupos de inversores que rechazaron la reestructuración.

El plazo de gracia y último vencimiento por contrato para acreditar el pago vence el 30 de julio, fecha en la cual se podría registrar la tan temida moratoria de la cuota si antes no hay un entendimiento de algún tipo con los demandantes.

“Si en un mes no hay acuerdo con los holdouts la cosa se va a poner extraordinariamente más complicada”, dijo a radio El Mundo Daniel Marx, director de la empresa Quantum Finanzas de servicios financieros.

Organismos internacionales y países han manifestado su preocupación por un caso que podría ensombrecer todo proceso de reestructuración soberana, pero la Justicia ha ordenado “páguese” y no hubo vuelta que darle.

La Organizacion de Estados Americanos (OEA) convocó para el lunes una “reunión extraordinaria” de su Consejo Permanente tras una solicitud de Argentina para informar el cuadro de situación. El juez Thomas Griesa, a cargo del caso, abrió una negociación entre partes y designó coordinador a un abogado de prestigio, Dan Pollack.

Pero si tales conversaciones existen en estas horas de tensión e incertidumbre, están protegidas por secreto de Estado y nadie revela de qué se habla, en qué lugar, ni cuáles son las premisas de un eventual entendimiento.

“El gobierno quiere arreglar el conflicto con los fondos buitre (buscan cobrar por vía judicial papeles al 100%), pero debe hacerlo sin activar la cláusula RUFO”, dijo a la prensa Javier González Fraga, un exgobernador del Banco Central argentino.