Conflictos podrían alejar “olor a poder” del PRD

http://hoy.com.do/image/article/478/460x390/0/869AF7FE-EB66-459F-88AC-E21CE61E6540.jpeg

El PRD culmina  el 2009 inmerso en sus tradicionales  luchas internas y con impugnaciones pendientes de resolución por  la Junta Central Electoral, lo que de alguna manera podría disminuir las expectativas electorales de los perredeístas en  2010, importantes par el 2012.

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) culmina  el 2009 inmerso en sus tradicionales  luchas internas y con impugnaciones pendientes de resolución por  la Junta Central Electoral (JCE), lo que de alguna manera podría disminuir las expectativas electorales de los perredeístas en  2010. 

A principios del 2009 el orgullo de los perredeístas aumentó con la participación de Miguel Vargas en las elecciones de mayo del 2008, en las que obtuvo el 40% de los votos. Ese orgullo  se acrecentó cuando el presidente  Leonel Fernández estratégicamente escogió a Vargas como el líder de la oposición, para la firma de un pacto de aprobación de la reforma constitucional.

El presidente Fernández y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), utilizando la sagacidad política, con este pacto dejó en la cancha del PRD la disolución de las protestas y manifestaciones que se producían en diferentes puntos del país en reclamo de reivindicaciones. Además, provocó  que se agriaran más las diferencias entre Vargas y el ex presidente Hipólito Mejía. Es que con la aprobación de la reforma constitucional, en el punto que se refiere a la no reelección presidencial consecutiva, se le deja    al ex presidente Mejía  la posibilidad real para aspirar en el 2012.

El grupo tradicional que encabeza Mejía, ahora llamado Proyecto República Dominicana, y el emergente que preside el  empresario Luis Abinader, entran al escenario desafiando  la corriente mayoritaria de Vargas. Todos aspiran  ser candidatos presidenciales para las elecciones del 2012.  

 Presidencia confronta. Una vez Vargas aspira a controlar totalmente el PRD se encuentra de frente a Mejía y a Abinader. A  unanimidad, la Comisión Política escogió a    Vargas  presidente del PRD.  También  decidió  posponer para después del 16 de mayo del 2010 la elección de los demás directivos del partido. Sin embargo, el proceso fue celebrado el 29 de septiembre por una  comisión presidida por Tomás Hernández Alberto. La misma, según los participantes que impugnaron, respondió  al presidente del PRD.

  No acuerdos de aposento. La negativa de Vargas a darle cuota de poder a los jefes de los grupos del PRD, así como  las reservas de candidaturas han generado conflictos en la organización.

 La acumulación de  esos problemas, una débil oposición a la administración peledeísta  y el manejo coyuntural y estratégico del Gobierno, han alejado en muchos  perredeístas la esperanza de avanzar en el 2010 para ganar en el 2012, como reza el slogan del presidente del PRD.

Las claves

1-  Impugnan procesos

Todos los procesos internos celebrados por el PRD durante este año han creado diferencias entre los dirigentes que compiten. Una vez fue proclamado Miguel Vargas presidente del PRD, el 19 de julio,  se sustituyeron a los miembros de la comisión organizadora de la convención para escoger a la nueva dirección perredeísta.  Tirso Mejía Ricart fue sustituido por Tomás Hernández Alberto. Esa y otras decisiones fueron impugnadas ante la Junta Central Electoral por el sector de Hipólito Mejía.

2-  Decisión en manos  JCE

 Los resultados de las elecciones celebradas el 27 de septiembre están en un limbo jurídico. Guido Gómez Mazara, Tony Peña Guaba, aspirantes a la secretaría general y de Organización del PRD, impugnaron los comicios ante  la JCE . Alegan fraude. Por el impasse aún no se ha podido proclamar a  las nuevas  autoridades del PRD.  La comisión dio como ganadores a  Orlando Jorge Mera y a Geanilda Vásquez.

 3-  Convención y reservas

Los resultados de las convenciones de los días 29 de noviembre y 6 de diciembre   y las reservas de candidaturas han generado disgustos y hasta renuncias del PRD de prominentes perredeístas, destacándose entre otros, Vicente Sánchez Baret, Rafael Calderón y Daniel Lois.