Congreso boliviano trata de sobreponerse
a las presiones de las protestas callejeras

LA PAZ (AP) _ El congreso intentaba el martes reiniciar sus labores bajo la presión de miles de manifestantes que exigen la inmediata solución a sus demandas, que van de la nacionalización de los hidrocarburos hasta una asamblea constituyente y un referéndum sobre autonomías regionales.

El inicio de la sesión bicameral está prevista para las 16.00 hora local (20.00 gmt) bajo un fuerte resguardo policial y militar en el perímetro del Palacio Legislativo, en el centro de La Paz, que en los últimos días fue asediado por miles de manifestantes.

La mediación de la Iglesia Católica surgía como una posibilidad de aquietar las aguas para buscar un diálogo nacional, luego que los esfuerzos del presidente Carlos Mesa no han tenido éxito.

Sindicatos y juntas vecinales de El Alto anunciaron el martes una nueva marcha hacia La Paz para apoyar sus demandas de nacionalizar los hidrocarburos, por la Asamblea Constituyente y en rechazo al referéndum sobre autonomías que reclaman cuatro regiones.

Esa ciudad, situada a 12 kilómetros, ingresó el martes a su noveno día de paro. Paralelamente, maestros de escuelas públicas mantenían cortada una ruta vital que conecta La Paz con el resto de las capitales reclamando aumentos salariales, informó la policía de tránsito.

El presidente Mesa y diversas instituciones han llamado a los manifestantes a respetar el trabajo de los legisladores.

“No existe democracia sin parlamento y cualquiera que decida la clausura del Congreso y lo haga, está dando un golpe de estado”, dijo el mandatario el lunes durante un acto.

Denunció que “hay una conspiración para que el Congreso no se reúna” y calificó a los sectores movilizados en La Paz como “minorías”.

En manos de los legisladores y de cómo aborden los dos temas candentes está la normalización de la situación del país cuyas protestas mantienen en jaque al gobierno y a los paceños.

Hace dos semanas, la decisión de los legisladores de aprobar una ley para el referéndum autonómico y dejar de lado otra para la Asamblea Constituyente activó las protestas y los manifestantes intentaron tomar y cerrar el Congreso.

El líder cocalero y diputado, Evo Morales ha pedido el lunes la intervención de la Iglesia Católica para buscar una salida al conflicto.

“Apelo al primer hombre de la Iglesia, el cardenal Julio Terrazas, para abrir un diálogo y unir las dos agendas (constituyente y autonomías) y de esta manera resolver el asunto”, dijo a la prensa.

La convocatoria a un diálogo nacional lanzada por el presidente Mesa hace poco más de dos semanas no tuvo eco y en la percepción ciudadana sólo la Iglesia Católica tiene el respaldo y la credibilidad para llamar a un acuerdo nacional.

En medio de este clima surgieron denuncias de que las líderes de las protestas están pagados por adversarios del gobierno, pero no se presentaron pruebas.