Conmemoran 50 años llegada inmigrantes japoneses a RD

http://hoy.com.do/image/article/235/460x390/0/6E444927-97AE-4E66-9C05-CE3F3009C942.jpeg

POR MANUEL JIMÉNEZ
Japón y República Dominicana resaltaron ayer sus vínculos históricos de hermandad, en un acto donde el presidente Leonel Fernández festejó en el Palacio Nacional el 50 aniversario de la llegada al país de los primeros inmigrantes de esa nación asiática.

La actividad se celebró en el salón de Embajadores, en la tercera planta, con la presencia de un enviado especial del primer ministro de Japón, Junichiro Koizumi, el señor Hidehisa Otsuji, quien en un discurso dijo que su país hará esfuerzos por estrechar y mantener una comunicación más directa con sus compatriotas residentes aquí.

El viernes  pasado, el primer ministro japonés, Koizumi, se disculpó  ante los japoneses que emigraron a la República Dominicana bajo un plan de gobierno hace 50 años, sólo para encontrar “una pesadilla infernal” en vez del paraíso prometido.

En el acto estuvieron, además, la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández; otros altos funcionarios del gobierno y el secretario general del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Reinaldo Pared Pérez.

Los primeros inmigrantes japoneses en este país formaban 28 familias que se establecieron en 1956 en la comunidad de la Vigía, Dajabón, recordó Fernández.

El mandatario, en un discurso, dijo que se siente profundamente orgulloso de que esos inmigrantes hayan establecido vínculos familiares con dominicanos y dominicanas, por lo que hoy día existe una colonia dominico-japonesa.

“De manera que en el día de hoy, con motivo de conmemorarse el 50 aniversario de la presencia de la primera oleada de inmigrantes japoneses a la República Dominicana, es motivo de celebración, es motivo de una gran fiesta que celebramos en grande en nuestro país”, expresó el gobernante.

Para esa fecha, recordó Fernández, Japón se encontraba atravesando por difíciles momentos y circunstancias, fruto de los efectos que dejó en esa nación la segunda guerra mundial, en términos de destrucción de su capital físico y en relación al sufrimiento de la población.

Dijo que los días posteriores a la conflagración coincidieron con una política de promoción a la inmigración que llevaba a cabo la República Dominicana, situación que permitió que llegaran al territorio dominicano, no sólo ciudadanos de ese país asiático, sino también húngaros y judíos.

Dijo que con el acto de ayer se reafirma la voluntad de ambos pueblos y sus respectivos  gobiernos, de luchar de forma mancomunada por la paz y la estabilidad en el mundo, que permita la prosperidad y el progreso de los ciudadanos de las naciones.

 Hidehisa Otsuji, enviado especial del primer ministro del Japón a los actos conmemorativos del cincuentenario, dijo que su gobierno tiene la intención de hacer un esfuerzo aún mayor, a fin de recuperar una sólida relación de confianza mutua y perdurable entre esos inmigrantes y el gobierno dominicano.

Manifestó que el acto será una de las fuerzas que impulsará el desarrollo de las relaciones de amistad entre los dos países, indicando que en los hombros de los jóvenes descendientes japoneses descansa el rol de servir como puente entre las naciones.

En la ceremonia hablo también el presidente del comité organizador del cincuentenario, Toru Takegama, un japonés que lleva 50 años en el país.

Takegama dijo que este acercamiento debe servir para reafirmar la búsqueda del bienestar de la comunidad dominico-japonesa, contribuyendo al desarrollo social, económico y cultural de la República Dominicana.

Se mostró agradecido y feliz por el respeto y el tratamiento que en sentido general la colonia japonesa ha recibido de los dominicanos y del gobierno.

 Un despacho de la agencia Reuters fechado en Tokio dijo que más de 1,300 japoneses emigraron a Santo Domingo entre 1956 y 1959, cuando Japón enfrentó una intensa presión de su población y crecientes tasas de desempleo luego de que millones de ciudadanos y veteranos de guerra regresaran al país tras la derrota nipona en la Segunda Guerra Mundial.

    El mes pasado, una demanda que pedía un total de 3,100 millones de yenes (26,5 millones de dólares) en daños presentada por 177 colonos japoneses ancianos fue rechazada por la corte distrital de Tokio, un pronunciamiento que fue luego apelado ante el Alto Tribunal de la ciudad.

    “Debido a la respuesta del gobierno en ese momento (cuando emigraron), los emigrantes padecieron mucho sufrimiento”, dijo Koizumi en un comunicado.

“Hemos reflexionado sobre esta situación y queremos extender nuestras disculpas”, dijo.

  El comunicado agregó que no podía decirse que la información dada a los emigrantes antes de que fueran a la República Dominicana, había sido apropiada.