Consejo de ONU debate sobre  cambio climático

NUEVA YORK (AFP).- El cambio climático irrumpió ayer, martes, rodeado de controversia en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde por primera vez se analizó este fenómeno, presentado como una potencial amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

“Es un día histórico”, declaró a la prensa la secretaria del Foreign Office británico Margaret Beckett, antes de la apertura del debate público “Energía, seguridad y clima”, organizado a iniciativa de Gran Bretaña, que preside el Consejo en abril.

Este debate no busca culminar con una decisión del Consejo de Seguridad sino mostrar que el cambio climático ya no es solamente una cuestión de medio ambiente sino también “un desafío global” y que “el costo de la inacción es superior al de la acción”, según un diplomático británico que pidió mantener el anonimato.

Pero la organización del debate no estuvo exenta de dificultades, dado que algunos países -entre ellos Estados Unidos, Rusia y China, pesos pesados del Consejo de Seguridad- estimaban que este órgano no era el foro adecuado para discutir sobre el recalentamiento del planeta.

La responsabilidad del Consejo de Seguridad, definida por la Carta de la ONU, es el mantenimiento de la paz y de la seguridad internaciones y varios estados miembros de la ONU estiman que se sale de su rol cuando trata temas no directamente vinculados a la paz, como los derechos humanos o, como es el caso, el medio ambiente.

Esta posición fue defendida durante la sesión por China, Sudáfrica y Pakistán, que habló en nombre del Grupo de los 77, que representa a unos 132 países en desarrollo.

El representante paquistaní, Farukh Amil, denunció así “la intrusión creciente del Consejo de Seguridad en las responsabilidades de los otros órganos de la ONU”, recordando que el cambio climático ya es objeto de acuerdos internacionales como el Protocolo de Kyoto.

Pero Beckett rechazó firmemente estos argumentos, subrayando que la responsabilidad del Consejo incluye “la prevención de conflictos”.

   “Un clima inestable exacerbará algunas de las causas centrales de los conflictos, como las presiones migratorias y la competencia por los recursos naturales”, explicó.

   Citando el informe del economista Nicolas Stern, divulgado en 2006, se refirió a “desórdenes económicos potenciales de la escala de las dos guerras mundiales y de la Gran Depresión (la crisis económica mundial de los años 1930). Esto tendrá inevitablemente un impacto en la seguridad de todos, países desarrollados y en vías de desarrollo”.

   El cambio climático es “un desafío fundamental”, cuyo “impacto sobre la paz y la seguridad internacionales podría adoptar múltiples formas”, declaró a su vez el embajador de Francia ante la ONU, Jean-Marc de La Sablière.

   “Ninguna región del mundo está a salvo. Pero el impacto del cambio climático será mayor en los lugares en los que se sume a factores pre-existentes de fragilidad, que contribuirá a agravar”, añadió.

   El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también subrayó este aspecto, afirmando que la comunidad internacional no puede “quedarse sentada esperando” que los diversos escenarios-catástrofe “se conviertan en realidad”.

   “El conjunto de la maquinaria multilateral debe unirse para impedirlo”, indicó.

   El lunes, un grupo privado estadounidense de investigación sin fines lucrativos, CNA Corp., publicó un informe que sostiene que el calentamiento planetario constituye una seria amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, porque corre el riesgo de tener un impacto sobre las operaciones militares y de incrementar las tensiones mundiales.

   El documento -elaborado por altos militares retirados y titulado “La seguridad nacional y la amenaza del cambio climático”- explora las proyecciones de recalentamiento global como un “factor amplificador” de los riesgos en las regiones del mundo que ya están en situación de fragilidad, donde aumentarán la condiciones que favorecen la eclosión del extremismo y del terrorismo.