Fiestas de fin de año saludables: consejos de expertos para una celebración sin excesos

Fiestas de fin de año saludables: consejos de expertos para una celebración sin excesos

A medida que las festividades de fin de año toman protagonismo, la preocupación por mantener una alimentación balanceada entre brindis y banquetes se convierte en un común denominador para muchos. Las tentaciones culinarias son numerosas y la mesa navideña se convierte en un tablero de juego donde la salud y el deleite intentan alcanzar un equilibrio. Sin embargo, a pesar de la opulencia de las celebraciones, hay estrategias para no desviarse del camino de la nutrición consciente.

En ese contexto, Andrea Delgado, una dietista de Mayo Clinic (organización sin fines de lucro que se dedica a la práctica de medicina) de Rochester, Minnesota, brindó recomendaciones para aquellos que desean festejar de forma saludable y sin remordimientos. Además de recibir un nuevo año con energía renovada y un balance nutricional que responda tanto a las necesidades del cuerpo como a las del espíritu festivo.

1. Comer un refrigerio antes de asistir a un evento

-ADVERTISEMENT-

En declaraciones para la página de esta sociedad médica, la experta recomendó evitar iniciar dietas restrictivas antes de las celebraciones decembrinas; aconseja más bien concentrarse en el control de las porciones y la frecuencia de las comidas durante las mismas.

La especialista sugirió ingerir platos menores o un refrigerio balanceado previo a los eventos para evitar llegar con un apetito voraz. Delgado específico que la clave está en la selección consciente de alimentos, por lo que se prefieren opciones saludables, sin angustiarse por alguna indulgencia ocasional. Además, recalcó la importancia de planificar con anticipación el consumo de la comida antes de participar en festividades.

Te puede interesar:De fiestas paganas a una noche inolvidable: cómo celebrar el amor en tiempos festivos

En la misma línea, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, es recomendable que las personas coman en los horarios habituales para mantener los niveles de azúcar en la sangre estables.

Para las fiestas, los CDC propusieron a las personas ofrecer llevar un platillo saludable a las fiestas. En caso de consumir un postre azucarado, aconsejan ajustar la ingesta de otros carbohidratos como papas y pan.

2. Mantenerse hidratado

La Fundación Española del Corazón señaló celebrar las festividades con un brindis, es una costumbre que no tiene por qué abandonarse, siempre y cuando se haga con moderación y en cantidades controladas. Aunque, advirtió sobre las repercusiones del abuso del alcohol, al recalcar que el consumo prolongado de estas bebidas puede debilitar el corazón, provocando una afección conocida como miocardiopatía dilatada.

Te puede interesar:Las sobras de Navidad: cómo conservar y recalentar el menú de Nochebuena sin riesgos

En ese contexto, Andrea Delgado enfatizó la importancia de la hidratación y recomendó optar por el agua como la principal fuente de líquidos. Además, la experta destacó que a menudo se prefiere el consumo de bebidas azucaradas o alcohólicas, que contribuyen al aporte calórico excesivo sin beneficios nutricionales.

Además, entre los expertos otra recomendación aceptada es el consumo diario de entre 2 y 3 litros de agua, equivalente a aproximadamente 8 vasos al día.

Es que una hidratación adecuada brinda múltiples beneficios para la salud y bienestar, algunos de los cuales son: aliviar la fatiga, prevenir dolores de cabeza y migrañas, facilitar la digestión y prevenir el estreñimiento. Incluso, contribuye a mantener la piel saludable y es esencial para la termorregulación del cuerpo.

En ese sentido, los expertos de Mayo Clinic aseguran que beber agua le permite al organismo funcionar correctamente, ya que elimina los desechos a través de la orina, la transpiración y las deposiciones, mantiene la temperatura en niveles normales, lubrica y amortigua las articulaciones y protege los tejidos sensibles. En contraposición, la falta de este líquido, es decir la deshidratación, incluso de forma leve puede generar una sensación de agotamiento y causar cansancio.

3. Moderación al comer

Delgado indicó que los excesos alimenticios, incluso si son por un corto periodo, podrían haber sido suficientes para desencadenar diagnósticos nuevos de colesterol alto, prediabetes o diabetes.

La experta de Mayo Clinic, recalcó la importancia de prestar atención al tipo y cantidad de alimentos que se van a consumir, por lo que especificó que es posible elegir opciones saludables durante las festividades.

En la misma línea, los CDC sugirieron servir sus alimentos preferidos en platos pequeños y evitar permanecer cerca del buffet para controlar el consumo. De la misma forma, recomendaron iniciar la ingesta con verduras, que pueden ayudar a reducir el apetito previamente. También aconsejaron comer a un ritmo pausado, ya que el cerebro tarda unos 20 minutos en procesar la sensación de saciedad.

Otras recomendaciones

Además de la experta de Mayo Clinic, otras entidades brindaron consejos para enfrentar estas reuniones de fin de año de una forma saludable:

1. Hacer ejercicio

Los CDC recomendaron que, aunque en esta temporada del año las personas suelen estar muy ocupadas y la actividad física puede verse relegada, mantenerse activo es fundamental. En el pasado, señalaron que el ejercicio actúa como un arma secreta durante las fiestas; puede ayudar a equilibrar el consumo excesivo de alimentos y a disminuir el estrés.

2. Dejar de fumar

La Fundación Española del Corazón especificó que el tabaco es un factor de riesgo cardiovascular muy significativo y que su eliminación de los hábitos diarios contribuye a revitalizar el corazón.

3. Descansar

Los CDC recomendaron que salir con frecuencia y regresar tarde podía llevar a una reducción en las horas de sueño. Advirtieron que perder horas de descanso dificulta la regulación del nivel de azúcar en la sangre y que una mala noche podía incrementar la tendencia a consumir en exceso alimentos altos en grasa y azúcar. Por eso, establecieron como objetivo dormir entre 7 y 8 horas para ayudar a evitar el consumo inconsciente de comidas.

Publicaciones Relacionadas