Consideran excesivas
facultades de Suprema

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/6CC54342-0571-42B4-9D12-978C54FC56DC.jpeg

POR DIEGO PESQUEIRA
El doctor Juan Manuel Pellerano Gómez estimó que la Suprema Corte de Justicia disfruta de privilegios “irritantes e inconstitucionales” por tener lo que definió como un “poder autárquico” que le protege de todo tipo de control externo.

Dijo, además, que esta situación violenta principios esenciales del estado de derecho, según los cuales todo poder del Estado esta sujeto de modo directo o indirecto al control de otro poder.

“Estamos ante un caso insólito y único en toda la legislación dominicana de derecho público desde la fundación de la República en el año 1844”, precisó.

Pellerano Gómez, entiende también, que el pleno de la Suprema ha sido “impotente” para dar curso a la acusación y asumir el juicio disciplinario contra uno o más de sus jueces cuando los medios de comunicación social “eructaron informes sobre casos de corrupción”.

Dijo que ante esta situación, el pleno de la Suprema, “optó por tirar sobre ellos el manto del olvido”.

Pellerano Gómez sostiene que la Suprema a diez años de la Reforma Judicial “ha sido impotente para ejercer algún tipo de control, por ejemplo, armonizar los intereses personales de sus jueces más destacados y las sordas disputas que desde años mantienen en su seno”.

Esta posición de Pellerano Gómez sobre el Poder Judicial fue externada durante el seminario “Sistema de Justicia en la Reforma Constitucional”, celebrado a finales de septiembre pasado en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, pero dada a conocer este fin de semana durante una actividad en la que participaron 18 decanos de facultades y escuelas de derecho.

La actividad, organizada por el Comisionado de Justicia en el Hotel Capella, de San Pedro de Macorís, tiene como objetivo discutir una propuesta de reforma constitucional en el ámbito del Poder Judicial para entregarla a la comisión designada por el presidente Leonel Fernández.

El evento se inició el pasado viernes y concluyó la tarde de ayer.

Pellerano Gómez es considerado uno de los principales abogados constitucionalista e integrante de un una importante y prestigiosa firma de abogado.

Es autor de las obras Constitución Política de la República Dominicana y el Control Judicial de la Constitucionalidad, entre otras obras.

 

PROPONE UN NUEVO CNM

Ante esta realidad, el jurista que se ha desempeñado como catedrático de la Escuela de la Judicatura, afirmó que tras la designación de los actuales jueces de la Suprema, “el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), organismo de estructura política partidista, demostró ser inoperante, ineficiente e ineficaz”.

En tal sentido, planteó la necesidad de que el CNM sea un organismo permanente de control y fiscalización de los jueces del Poder Judicial.

Manifestó que la reforma constitucional proclamada el 14 de agosto del 1994 tiene aspectos positivos en el área judicial que deben mantenerse en su mayor parte, pero alertó que procede introducir otros cambios que refuercen su eficacia, de manera específica creando un nuevo organismo en la Constitución que puede seguir llamándose Consejo Nacional de la Magistratura.

Precisó que el CNM debería además de nombrar a los jueces de la Suprema, designar todos los jueces del sistema judicial tras cursar los planes de capacitación que imparte la Escuela Nacional de la Judicatura y conocer de las causas disciplinarías seguida contra los jueces.

Recomendó que el nuevo CNM sea integrado de modo distinto al actual, previsto en la Constitución, siguiendo los lineamientos que rigen en otros estados democráticos.

En su exposición, Pellerano Gómez, elogió al Presidente Leonel Fernández, por haber impulsado e impuesto la reforma del Poder Judicial.

Sin embargo, recordó, que el CNM dejó vacante por largo tiempo un cargo de juez por renuncia de su titular antes de tomar posesión.

Además, aunque la Ley de Carrera Judicial fija en la edad de 75 años el límite para el ejercicio de las funciones de juez, a partir de cual pasan al disfrute de la jubilación que les corresponde, en la Suprema “el transcurso del tiempo no cuenta”.

Ante esta situación, sostiene, que el CNM, ha sido “impotente” para general las sustituciones, “dando lugar al chascarrillo que se difunde de boca en boca: los jueces del más alto tribunal no son inamovibles, sino vitalicios”.

 

PUNTOS RESALTANTES

Pellerano Gómez destacó como puntos resaltantes de la reforma del Poder judicial la autonomía administrativa y presupuestaría que la Constitución instituye para el Poder Judicial, unida a la competencia que se otorga al alto tribunal en su ley orgánica, para conocer de “las causas disciplinarías seguidas contra los jueces”, lo que significa que solo la Suprema puede juzgar a sus pares.

Citó, también, la atribución de competencia exclusiva al CNM para la elección de los jueces de la Suprema. Fuera de esa hipótesis podrá elegir un nuevo juez en caso de cesación en sus funciones. La Constitución no le reconoce otro poder. “Es un organismo no permanente, sin funciones de control sobre los jueces que elige y sin posibilidades de destituirlos”, apuntó.

El seminario en que expuso Pellerano Gómez fue organizado por el doctor Inocencio Mercedes, decano de la Facultad de Derecho de la UASD, y participaron, además, el doctor Frnaklin García Fermín, la doctora Rosalía Sosa, la doctora Maritza Ramírez, el doctor Cristóbal Rodríguez y el doctor Milton Ray Guevara, quienes exponen sus inquietudes con relación a la reforma constitucional y el Poder Judicial.  

 

JUECES DE LA SUPREMA

En la actualidad la Suprema esta integrada por los magistrados Jorge Subero Isa, presidente; Rafael Luciano Pichardo, primer sustituto del presidente; Eglys Margarita Esmurdoc, segunda sustituta de presidente; Hugo Álvarez Valencia, Juan Luperón Vásquez, Margarita Tavares, Julio Ibarra Ríos, Dulce María Rodríguez de Goris,  Enilda Reyes Pérez, Julio Aníbal Suárez, Víctor José Castellanos Estrella, Ana Rosa Bergés Dreyfous, Edgar Hernández Mejía, Dario Fernández Espinal, Pedro Romero Confesor y José Hernández Machado.