Construya esos trenes, Presidente

El presidente Leonel Fernández informó el tres del presente mes que su homónimo francés, Nicolás Sarkozy, ofreció financiar un segundo Metro y el tren Haina-Santiago de los Caballeros.

Construya ese Metro y el tren, Presidente, y no escuche a los agoreros que auguran la inviabilidad de los mismos porque serían económicamente deficientes alegando insuficiencia de pasajeros, omitiendo la magnitud de la carga de todo tipo de mercancías elaboradas y directa de las plantaciones.

Un correcto estudio del Consejo Regional de Desarrollo de SFM glosado en un valioso opúsculo, pormenoriza los avatares de los trenes construidos en el país, iniciando el 16-08-1897 con el ramal Puerto Plata-Santiago y 1891 el ramal SFM-Moca-Salcedo, y el impacto que produjo en la agricultura y el comercio de la época el inicio de la era del ferrocarril.

Como el proyecto del ferrocarril sufrió el colapso marcado por la corrupción de reducir el ancho de las trochas a tres pies y seis pulgadas el tramo Sánchez-La Vega y dos pies seis pulgadas  el de Santiago-Puerto Plata, traducido a reducción de la velocidad, limitación de volumen de carga y aumento de riesgos por accidentes.

Hoy la tecnología y la supervisión, en una obra financiada por el Estado francés, impediría esos vicios de construcción y rompería el cocote a los “dueños del país” de FENATRADO que fijan tarifas medalaganarias y cunden la incertidumbre en el sector exportador-importador, dos ejes primarios de nuestra economía.

Reduciría grandemente el ahorro de combustibles, gomas y piezas de repuestos, pero asociaría a los importadores de vehículos, gomas y repuestos, al proyecto del tren y así ganaríamos todos, empezando por usted, Presidente, que aportaría al país una de sus grandes ejecutorias, como la presa de Monción, SENASA, elevados y túneles, crecimiento del turismo, sofreno de la inflación y  estabilidad PIB. Construya ese Metro y ese tren, Presidente.