CONSULTORIO DE FAMILIA

http://hoy.com.do/image/article/337/460x390/0/AA3ADF0A-825B-4C02-BB5E-4C62647F2E74.jpeg

Sicóloga, Terapeuta familiar
Pregunta de la lectora: Luego de leer su columna del 7 de julio, quedé chocada. He desarrollado una adicción, dependencia emocional de un hombre de quien estoy enamorada. Me muero sin él. No puedo ni respirar bien. ¿Cuál es el problema? Yo soy LA OTRA.  Quisiera que un psicólogo o alguna autoridad en la materia se pusiera un día en mis zapatos, me comprendiera y me concediera ciertas razones. ¿Es que nadie piensa por un segundo que “la otra” también es un ser humano y tiene sentimientos y emociones?  ¿Dónde quedé yo? ¿Qué me dice de “la otra”, doctora? Tengo el corazón hecho pedazos, no puedo dejarlo ir, siento que muero. Estuvimos 5 meses separados, engordé, perdí toda motivación y energía. 

Respuesta de la terapeuta: Apreciada lectora, las personas con características de personalidad dependiente suelen describirse de la manera que usted lo hizo. Quizás, por tal razón, se le ha hecho difícil separarse de su amante.

Fíjese en las consecuencias emocionales que describe. Cada vez que usted sienta que lo va a perder sus niveles de ansiedad van a aumentar y en consecuencia activará una serie de conductas que irán desde reconquistarlo, llamarlo insistentemente hasta complacerlo en los gustos que usted conoce, entre otros.

Usted conoce su lado vulnerable y de la relación con su esposa. Esto se constituye en un anzuelo para atraerlo de nuevo. Si él no responde como espera, aumentará su necesidad de estar con él.

Usted tiene todo el derecho a pensar, sentir y actuar como humana. Su posición es incómoda porque está en la parte externa  del triángulo. La pareja estará más cercana por la convivencia bajo el mismo techo y los rituales fijos de la familia. Usted estará a expensas de la disponibilidad del hombre, es decir, “cuando él pueda”.

Las relaciones en las que hay un triángulo amoroso tienen su propia estructura la cual se va solidificando con el tiempo y mantiene una dinámica muy específica. En mi experiencia he visto que la estructura y funcionamiento pueden tener variaciones de acuerdo al nivel social al que se pertenece.  De esto dependerán las consecuencias económicas, el estilo de vida, la continuidad de los encuentros y el bienestar suyo. Le recomiendo que valore su vida por usted misma, no por la de él.

Intentaré en otros artículos dar respuesta a otras de sus preocupaciones.