Consultorio de Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta de la lectora: Soy especialista en salud mental. Aprendí en mi formación que parte de nuestro compromiso es trabajar sobre los conflictos no resueltos del pasado y reconciliarnos en el aquí y el ahora. Se nos ha enfatizado que, si no lo hacemos, no podremos ayudar a nuestros pacientes. ¿Cuál es su opinión?

Respuesta de la terapeuta: Siempre es valioso revisar los eventos del pasado que se consideran han marcado un cambio importante en el curso de la vida y por la presencia de sufrimiento emocional, ira, hostilidad y culpa, entre otras emociones.

Las personas tienden a interpretar el mundo y los sucesos acontecidos en los demás desde su propia experiencia y cosmovisión sobre los problemas, los cuales crean sesgos cognitivos, afectivos y conductuales.

Es decir, en lo que pensamos, cómo nos relacionamos y comportamos con los demás, tomamos en cuenta nuestras propias experiencias e interpretaciones, por lo que se tiende a normalizar, minimizar, justificar o restarle importancia a lo que le sucede al otro.

Pondría el siguiente ejemplo para que comprenda: Si su calidad de relación con su padre fue conflictiva o nunca trató con él, y tiene una relación de pareja conflictiva, es probable que usted reaccione emocionalmente a lo que le sucede y explique otra persona.

Emocionalmente reaccionaría por sus propias experiencias y entrarían los sesgos, pensar y opinar desde su propia experiencia, quizás no desde lo ético y la madurez emocional. Inconscientemente pelearía con su propio pasado no resuelto.

Ahora bien, si ha tenido la oportunidad de dialogar con un terapeuta y comprender su tipo de apego, su campo emocional y la ha orientado sobre cómo crear una nueva narrativa sobre lo acontecido, le ofrecerá un espacio para liberarse de su dolor, ira, resentimiento, miedo o culpa.

Uno de los beneficios es tener la sensación de integridad psicológica, se sentirá más calmada y podrá ser fuente de apoyo y guía para las demás personas. Notará que dejará atrás los prejuicios.

Logrará con calma que los demás observen sus propios problemas desde otro ángulo porque usted le servirá de base segura para la exploración en temas que son sensibles para quien busca ayuda.

Usted podrá acompañar a los demás respetando su tiempo, su forma de procesar la información y la adaptación al nuevo cambio.

Si usted lo logró, es probable que su autoconfianza le sirva de base.