Consultorio de Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta del lector: Soy un profesional exitoso de 41 años. He tenido muchas novias, pero no me decido a casarme porque me acomoda mi vida de soltero. Ellas se cansan y me dejan. Los demás me presionan para que me case. Algunos insinúan que soy gay. ¿Es una obligación casarse para satisfacer las expectativas de la sociedad?

Respuesta de la terapeuta: El matrimonio o unión libre no es una obligación. Hay dos condiciones básicas para dar este paso: estar enamorado y querer convivir con la persona que entiendes que amas.
No todas las personas gozan de las competencias necesarias para casarse o convivir con una pareja. Requiere de actitud para compartir la vida, amar, demostrar afectos, ser cómplice, tolerante y empático y ofrecer apoyo.
Algunas personas con estilo de apego evitativo rehúyen a tener pareja, no pueden mantener una relación estable y de larga duración; incluso, si se casan mantienen una actitud de alejamiento, los demás miembros de la familia las perciben despegadas, frías e indiferentes.
Quien se involucra con una persona con estas características sufre mucho porque no entiende la distancia afectiva y el pobre involucramiento.
Los narcisistas lo que disfrutan es encantar a las mujeres, seducirlas, explotarlas emocionalmente y usarlas instrumentalmente. Se regodean con decir que han tenido muchas novias, hacen los relatos de sus hazañas y siempre destacan que han conquistado mujeres casadas.
En torno a las relaciones de parejas podemos observar un sinfín de posibilidades, pues cada una se define por el tipo de apego, la autoconfianza, los modelos de relación aprendidos y el estilo de personalidad.
He conocido hombres conscientes de que no quieren casarse y explican sus razones. Creo que si una persona no quiere hacerlo y tiene claras sus ideas, quizás le resultaría conveniente mantenerse sola, en vez de sostener una relación superficial y con pobre involucramiento afectivo.
Una persona con limitaciones para mantener una relación estable y que garantice seguridad, confianza y estabilidad a la pareja, ha de reflexionar y asumir una actitud coherente con su propio estilo de apego.
Ahora bien, si en algún momento tiene interés en darle un nuevo curso a su vida al reconsiderar tener una pareja estable, seguro buscará orientación para reorientar su historia, conocer su tipo de apego y su estilo de personalidad.
Dependerá de lo que usted decida hacer con su vida. Está en la libertad de elegir.