Consultorio De Familia

Consultorio De Familia

Soraya Lara

Pregunta de la lectora:

Convivo con una pareja emocionalmente inestable. Con cierta regularidad manifiesta unos arranques de ira que me lastiman. Después, se muestra tranquilo, como si no hubiese pasado nada y me trata muy bien. Me siento agotada. ¿Qué me recomienda?

Respuesta de la terapeuta:

Convivir con una persona emocionalmente inestable es un reto. Si no son manejadas adecuadamente, las relaciones entre las parejas, por su grado de proximidad emocional y la secuencia de las interacciones en los diferentes escenarios de la vida cotidiana, como son las rutinas con los hijos (crianza y disciplina), el abordaje de las cuestiones económicas, el estilo de vinculación afectiva y el patrón de comunicación, el disfrute del tiempo juntos, entre otros factores, podrían generar un grado elevado de estrés familiar.

En los casos en que existan rasgos acentuados de la personalidad o un trastorno en un miembro de la pareja, el estrés se incrementará. No conocer lo que le sucede al cónyuge genera la percepción de incontrolabilidad e impredecibilidad del comportamiento.

En estos casos, lo recomendable es que ambos busquen ayuda para que puedan identificar si existe algún trastorno emocional o de la personalidad, con la finalidad de que desarrollen destrezas para manejar las situaciones que se les presentan.

Contar con un profesional de la salud mental que les oriente ayudará a identificar la problemática.

Además, con él, aprenderán a dar respuestas asertivas, a gestionar las emociones y a mantener la empatía para sobrellevar la situación. Por supuesto, en caso de que la pareja asuma el compromiso de hacerlo y de mantener el espíritu de colaboración.

Las personas emocionalmente inestables presentan un comportamiento polarizado, abruptamente, manifiestan conductas impulsivas, de ira, resentimiento y amargura y, posteriormente, vuelven a la calma. Luego, pasan a la fase de valorizar a las parejas.

Atacan, agreden, insultan y luego suplican que les perdonen.
En algunos casos, no se pide perdón, pero muestran un comportamiento cercano y solícito.
Si ambos encuentran la forma de manejar la situación y él aprende a enfrentarla pueden lograr acuerdos que les favorezcan.

De igual modo, usted aprenderá a lidiar con la situación si entiende que el compromiso con su pareja es alto. También debe tomar en consideración el grado de desgaste emocional que usted presenta.

Documéntense, busquen asistencia psicoterapéutica y emprendan un proyecto de vida que les beneficie. Su decisión es importante para continuar.