Consultorio De Familia

Consultorio De Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta del lector:

Hace más de una década que me debato entre separarme o permanecer con mi pareja. Es una situación embarazosa. He estado con otras mujeres y me he enamorado de algunas. Sin embargo, no puedo terminar con ella. Es difícil tomar la decisión. Creo que la quiero. ¿Cuál es su opinión?

Respuesta de la terapeuta:

La mejor decisión es la que usted considere porque deriva de su experiencia emocional interna y de la percepción que tiene de su pareja.

En toda decisión hay consecuencias, solo que no se sabrá de manera acertada cuáles serían, ya que no se tiene control de lo que sucederá en el futuro. Además, aparece la preocupación respecto a cómo repercutirá en el sistema familiar nuclear, de origen, en los familiares cercanos, incluso, en los amigos comunes.

Por supuesto, esto no es motivo para detenerse, sino para considerarlo y desarrollar la destreza para lidiar con la situación. Es probable que encuentre personas que estarán a favor o en contra.

La decisión conlleva incertidumbre, en vista de los cambios que hay que asumir, las negociaciones familiares que tendrá que plantear y discutir, así como la pérdida de rutinas y rituales familiares que al inicio extrañará. No queda fuera la preocupación por los bienes comunes.

El divorcio en sí mismo genera estrés, sentimientos de tristeza y sensación de pérdida de la historia familiar.

Al inicio podría resultarle devastador, pero con el paso del tiempo y su habilidad para afrontarlo irá adaptándose al nuevo estatus.

Ahora bien, es probable que se encuentre atrapado en su ambivalencia afectiva, separación y deseo de unión.

El estrés interno, quizás con una marcada sensación de angustia neutraliza su decisión.
Tome conciencia de lo que le sucede emocionalmente y podrá valorar sus temores y enfrentarlos.

Pregúntese: ¿A qué realmente le temo? Escúchese a sí mismo.

Considere también si tener otras relaciones es un mecanismo para distanciarse de su pareja sin concretar la separación, pero cuando experimenta el temor a estar sin ella, su nivel de angustia se incrementa y lo hace volver a sus brazos.

Observe si ha repetido este mecanismo emocional durante años. Evaluar este aspecto le servirá de guía para sus reflexiones y la toma de decisión.

Conocer su tipo de apego le facilitará una mejor comprensión hacia usted mismo y su fortalecimiento.

Evalúe si su pareja es el anclaje emocional reductor de su angustia interna.