Consultorio De Familia

Consultorio De Familia

Soraya Lara

Pregunta del lector:

He participado en capacitaciones en las que se habla sobre la importancia de conocer sobre el género y los estereotipos para comprender nuestros comportamientos y las valoraciones sobre nosotros mismos y de las mujeres. ¿Usted ve alguna importancia?

Respuesta de la terapeuta:

El género es descrito por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, como un grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, visto desde la perspectiva sociocultural, cuyas características no solo son de carácter biológico.

Por otro lado, los estereotipos hacen referencia a una imagen o idea aceptada por un grupo o sociedad con carácter inmutable (RAE).

La importancia de conocerlos radica en que permiten comprender cómo los comportamientos son influenciados por patrones socioculturales que confieren un sentido de pertenencia.

Estos se pueden apreciar cuando observamos personas con creencias, actitudes y comportamientos específicos de acuerdo con el país, la región o el continente en el que viven.

También hay que considerar la predominancia religiosa, pues esta refuerza los comportamientos dependiendo del sexo.

Indiscutiblemente, la visión se amplía al conocer cuáles son los estereotipos que predominan en las religiones como el judaísmo, musulmana, mormona, evangélica, adventista del 7mo. día y católica.

Adentrarse en estos temas permite reflexionar al respecto porque se pueden establecer comparaciones sin apasionamiento, sino desde una perspectiva comprensiva. Los documentales son valiosos.

Siempre recomiendo que se analice sin prejuicios ni actitudes defensivas que impidan conocer, reflexionar y comprender.

Es tener la apertura suficiente para entender que realmente, tanto las mujeres como los hombres están supeditados a comportarse de acuerdo con el contexto en el que están inmersos y con el que se identifican.

Las personas son leales a su cultura y religión. Las asumen sin siquiera cuestionarlas, dado que es una información que pasa de generación en generación, se imita y es reforzada por la misma cultura, y el entorno familiar y social lo confirma.

Negar que existen estas diferencias entre los géneros y los estereotipos de acuerdo a las influencias culturales y religiosas es dar la espalda a la comprensión del comportamiento humano.

Estas diferencias, no necesariamente están ligadas a las biológicas entre hombres y mujeres. La ciencia hoy nos habla de la influencia de la ecología sobre la biología.