Consultorio De Familia

Consultorio De Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta del lector:

Mi pareja y yo nos hemos separado varias veces. Cuando discutimos acaloradamente llegamos a un punto en el que ella dice: “Es mejor que te vayas”, o yo le digo: “Es mejor que dejemos esto”.

Me han dicho que no podemos seguir en lo mismo toda la vida, que es mejor que nos separemos. ¿Cuál es la mejor decisión?

Respuesta de la terapeuta:

Las decisiones se toman bajo dos posibilidades, una de ellas es como respuesta emocional dada la incomodidad que provoca la situación, y la otra es producto de un proceso reflexivo.

Lo importante es que la persona sea consciente de que decidir implica asumir las consecuencias. Reconocerlo, reduce el grado de estrés, y se asume con responsabilidad. Es decir: “Yo decidí, asumo mi responsabilidad sin culpabilizar a la otra persona”.

En la toma de decisiones existen dos posiciones polarizadas, irse o quedarse sin que antes haya ocurrido una valoración justa de la situación y sin conocer los sistemas emocionales de ambos y a qué han estado reaccionado.

Las expresiones que usted ha citado son estrategias de comunicación para evadir el enfrentamiento con el problema, no escucharse ni buscar soluciones. Esto ocurre cuando el grado de estrés acumulado es elevado como resultado de los conflictos no resueltos.

También, presupone un nivel bajo de tolerancia a la frustración. Es otro punto para tomar en cuenta.

Si ambos logran reflexionar al respecto en un acto de comunión personal, solo para observar cuál es la reacción frente a su pareja para conocerse a sí mismo, como por ejemplo: “Me dijo que yo era un necio”. Plantéese qué significa para usted la palabra necio, ¿Qué recuerdos le trae?, ¿Qué entiende que quiere decirle?, ¿Se siente vulnerable frente a él?

Particularmente, pienso que cada persona puede apropiarse de su fortaleza psicológica para no dejarse influenciar por las maledicencias de los demás. Cada persona echa su basura emocional sobre los demás. Así mismo, cada uno decide si lo acepta o no. Es un punto clave.

Si la situación sale de control y uno de los dos no asume su cuota de responsabilidad para asumir los cambios y la relación se hace insostenible, como personas adultas tienen la libertad de continuar o no.

Reconocer y percibirse capaz de decidir empodera. Creerse vulnerable debilita y victimiza. Reflexione y comprométase con su calidad de vida.

Auguro éxitos en sus reflexiones.