Consultorio De Familia

Consultorio De Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta del lector:

Soy divorciado, mi expareja se fue y me dejó con nuestros hijos. Critico que tanto se hable de las mujeres víctimas de violencia, cansan con el tema. ¿Por qué no hablan de las cosas malas que hacen tantas de ellas?

Respuestas del lector:

Entiendo su preocupación, pero es importante aprender a diferenciar los horrores que viven las mujeres sometidas a la violencia por sus parejas o exparejas, de otros comportamientos mostrados por un porcentaje de ellas.

La generalización es un riesgo porque se comenten injusticias, pues no todas presentan comportamientos reprochables social o familiarmente. Es probable que usted parta de su experiencia personal, no de lo acontece en la generalidad de los casos.

La Organización Mundial de la Salud indica que el 30% de las mujeres, a escala mundial, ha sufrido algún tipo de violencia física y /o sexual por la pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida.

En la República Dominicana, el 35% de las mujeres entre 15 y 49 años ha reportado haber sido víctima de algún tipo de violencia por su pareja sentimental. Hablamos de una situación grave que padecen las mujeres en nuestro país y el resto del mundo.

Por otro lado, hay que destacar que las parejas presentan conflictos no resueltos de larga data, por lo que se hacen crónicos y difíciles de asumir y resolver adecuadamente.

Por tal razón, en un momento de estrés severo un miembro de la pareja puede distanciarse emocionalmente o romper con la relación.

En su caso, habría que evaluar, sin que esto implique una justificación, cuáles fueron las circunstancias en torno al suceso. Ahora bien, independientemente de su apreciación personal, hay que pensar en sus hijos y qué hacer para no transmitir dolor ni ideas sobre la madre que los hagan sufrir.

Hay que preservar la salud mental de ellos. Se recomienda que los hijos no sean involucrados en los conflictos de los padres porque implica una sobrecarga emocional que no están capacitados para enfrentar.

Además, implica un conflicto de lealtad. Los hijos aman a sus padres y valoran el tiempo vivido juntos, los intercambios afectivos y los rituales familiares de la cotidianidad.

Le invito a superar la experiencia y concentrarse en el bienestar emocional y el desarrollo de sus hijos.

Disfrute como padre e invierta en fortalecer el vínculo emocional.