Consultorio de Familia

Consultorio de Familia

Soraya Lara

Pregunta del lector:

Siempre he deseado tener una relación buena y cercana con mi padre ¿Qué me aconseja?

Respuesta de la terapeuta:

Primero, tome en consideración cómo describe la relación con él, por los menos, en los tres primeros ciclos de la vida familiar: cuando era niño, en la adolescencia y en estos momentos.

Segundo, identifique a qué circunstancias usted le atribuye la condición que la relación no sea buena y cercana.

Tercero, describa en cuáles momentos se siente distante de su padre.

Cuarto, recuerde si hubo algún evento estresor que modificara la relación entre ambos.

Quinto, cuando está cerca de él, ¿cómo se siente?

Sexto, ¿A qué le atribuye la dificultad de estar cerca afectivamente?

Usted mismo podría generar una serie de preguntas que le conecten con la experiencia más íntima entre el padre real, el imaginado y el anhelado. Podría hacer una lista de los tres escenarios y reflexionar al respecto.

A partir de sus reflexiones, en la que también podrá autobservarse con relación a su padre y evaluar el repertorio emocional de ambos y la forma en que dialogan, tendrá más oportunidades de valorar su acercamiento sin pretender una relación ideal, sino fundamentada en la experiencia psico-afectiva.

El pensamiento sistémico considera que si usted cambia la percepción que tiene de su padre, es probable que cambie su forma de acercarse, de relacionarse y de expresar los afectos. De igual manera, las respuestas de él cambiarán.

Cuídese de los idealismos. Este proceso requiere de una actitud concienzuda y de tiempo para lograr el objetivo. Su padre es el mismo, quien hará el cambio será usted.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas