Consultorio De Familia

Soraya Lara de Mármol, sicóloga terapeuta familiar
Hoy/Reynaldo Brito
04/02/08

Pregunta del lector:

Mis amistades dicen que tengo baja autoestima, que mi novia me demuestra que no me quiere y que yo insisto en seguir con ella. Creo que encontré a la mujer de mi vida y que por eso debo insistir. ¿Cree que debo renunciar a ese amor?

Respuesta de la terapeuta:

La autoestima es la autovaloración que se tiene sobre sí mismo.
Según Rosenberg, la autoestima puede presentarse en niveles bajo, medio y alto. La autoestima media se manifiesta cuando la persona se percibe apta, digna, responsable y empática. La persona muestra capacidad de pensar, de cuestionarse concienzudamente para aprender de las experiencias de la vida y desarrolla la capacidad de autoaceptación. Respecto a la autoestima muy elevada hay que observarla con precaución, pues la autoimagen podría estar inflada y proyectar ser una persona egocéntrica, que se encuentra por encima de los demás y que se lo merece todo.
Considere su asertividad para decidir, la capacidad para decir que no, expresar lo que se quiere sin imponerse, sobreponerse al miedo, al conflicto y asumir quedarse solo cuando las circunstancias así lo ameriten.
La persona con buena autoestima se plantea nuevos propósitos en la vida, reconoce sus límites personales y muestra integridad. Es capaz de aceptar los límites que los demás establecen.
Una persona con baja autoestima duda de sus decisiones, se compara con otros, es capaz de negociar sus principios, duda de sí misma, tiene dificultad para tomar decisiones y puede renunciar a su esencia con el fin de someterse a otros.
La persona con dependencia emocional y baja autoestima no acepta que la pareja le diga que no le quiere y ni desea continuar con la relación. La reacción sería: “No me dejes, no puedo vivir sin ti, voy a cambiar”. Tiende a victimizarse frente al otro. Cree que no puede existir sin el otro. Se renuncia a la autonomía emocional.
Cuando una pareja no quiere continuar, lo más recomendable es ser consciente de que se es dependiente, pero hay que aceptar que la relación terminó y que lo más recomendable es apartarse y agradecerle el tiempo que le dedicó y lo que aprendió junto a ella.
Si este es el caso, tome distancia y evite todo contacto. No revise sus redes sociales. Mientras menos informaciones obtenga sobre la otra persona, más fácil le será superar el duelo de ese fantaseado amor.