Consultorio de Familia

Soraya Lara de Mármol

Pregunta del lector: ¿Cómo puedo mejorar la comunicación con mis hijos y evitar seguir como familia isla?

Respuesta de la terapeuta: Siempre es posible hacer cambios. La voluntad y la actitud son claves para lograrlo.
Respecto a la comunicación, la autobservación es el primer punto a tomar en cuenta, así notará cómo la logra con sus hijos. Ellos son su espejo, pues reflejan en ellos su estilo.
Observe si su estilo es imperativo, si da órdenes, si no da continuidad al diálogo o si es escaso, si se comunica con ellos solo para establecer reglas o solicita favores. También tome en cuenta si es ineficaz cuando intenta lograr algo. El tono o timbre de voz y el tipo de palabras usadas comunican y tienen efecto sobre los hijos.
En toda comunicación hay una secuencia establecida, generalmente rígida, es decir, que la forma de responder está condicionada por las respuestas de ambos. Incluso, llega a ser predecible el comportamiento entre unos y otros. Paul Watzlawick, le llama puntuación en la comunicación.
Si la comunicación disfuncional cambia, se modifican las relaciones familiares, además, se cambia la estructura comunicacional y el diálogo se hace más fluido, flexible y abierto.
En cuanto a la familia isla, es conocida como una estructura en la que los miembros se encuentran aislados en su propio hogar. Cada uno permanece en su habitación o en lugares diferentes con pobre relación interpersonal.
La comunicación y el apoyo mutuo son escasos y las expresiones afectivas son poco frecuentes. Esto no quiere decir que no se amen y que no se perciban como familia. Solo en momentos de crisis intensas, la familia se moviliza para ofrecer apoyo y consuelo, aunque sea de manera temporal.
Este tipo de familia ha mantenido estas pautas por años. Eso no quiere decir que no se puedan modificar, pero plantearse el cambio es garantía para modificar el funcionamiento familiar.
Organice actividades en las que todos participen, varíelas de acuerdo con los intereses particulares. Pregúnteles qué le gustaría hacer cada día para pasar tiempo juntos. Trate de que los temas a tratar sean atractivos para ellos. Demuestre calidez y alegría.
Sorpréndalos. Use su imaginación. Demuestre que papá puede lograr mucho si se lo propone.
Insista, no se dé por vencido. Modificar el funcionamiento familiar exige de tiempo, esfuerzo y perseverancia.
Si usted cambia, los demás cambiarán la forma de relacionarse con usted.