CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

JIME VENTURA

P: ¿Por qué los niños no deben ser vegetarianos?
R: La Academia Americana de Nutrición y Dietética (AND, siglas de su nombre en inglés) ha declararado que: “Las dietas vegetarianas bien planificadas, incluso la dieta vegana, son apropiadas para todas las edades, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez y adolescencia….y ofrecen beneficios para la salud, en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades” (Melina V. y col. 2016. J. Acad.Nutr. Diet.). La AND y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, siglas de su nombre en inglés) consideran que el vegetarianismo (consumidores de huevo, lácteos y alimentos vegetales) y el veganismo (consumidores sólo de alimentos vegetales) son alternativas alimentarias saludables; y recomiendan a los vegetarianos substituir la carne y el pescado por leguminosas (soya, habichuelas, gandules, lentejas, etc), huevos y productos lácteos. Sin embargo, las madres vegetarianas tienen mayor riesgo de desnutrición intraútero y mayor probabilidad de tener abortos de productos masculinos (Cofnas N. 2018, Crit. Rev. Food Sci Nutr). Una población infantil en Kenia de 6-14 años suplementada con carne tuvo una ganancia de masa muscular 50% mayor, y un aumento de 10 puntos en el coeficiente de inteligencia comparada con los niños que consumieron leche. Además, fueron físicamente más activos, y tuvieron mayor participación en las actividades que requieren iniciativa y liderazgo, debido al consumo de vitamina B12 y a la mayor biodisponibilidad del hierro y del zinc, cuya absorción es estimulada por la carne. Pero las fibras y los fitatos de la dieta vegetariana reducen la absorción de estos nutrimentos, comprometiendo el crecimiento, el lenguaje, la memoria y el aprendizaje de los niños. El alto contenido de hierro, zinc y proteínas de alta calidad de la carne favorece el crecimiento y desarrollo neurológico del niño; mientras que la caseina y calcio de la leche interfieren con la absorción del hierro de los alimentos vegetales (Neumann, C. y col. 2007, J. Nutr). El huevo no puede substituir a la carne porque contiene poco hierro no hemínico (1 mg/unidad) de pobre absorción. El alto consumo de soya (rica en isoflavonas) durante el embarazo podría causar malformación de los genitales del niño. Finalmente, la dieta vegetariana no suplementada es deficiente en taurina y omega-3, nutrimentos esenciales para el desarrollo neurológico del niño.