CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Jimmy  Barranco  Ventura

P: ¿Por qué las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) deben cubrir las consultas externas de nutrición?

R: Tradicionalmente hablar de nutrición o de dieta es pensar en obesidad o desnutrición. Sin embargo, el concepto de nutrición es mucho más amplio, ya que implica una alimentación saludable, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida, prevenir enfermedades y disfrutar de salud y bienestar a lo largo de la vida. La palabra dieta (del griego “diaita” significa estilo de vida) se refiere al conjunto de alimentos que proveen todos los nutrimentos necesarios para mantener las funciones vitales, el crecimiento saludable y la preservación de la especie. Los alimentos de la dieta tienen una función nutritiva y otras funciones: social, psicológica, inmunológica, etc.
El dinero que se destina para mejorar la alimentación no es un gasto, sino la mejor inversión, ya que tiene una excelente tasa de retorno; pues “una onza de prevención equivale a una libra de curación”. Se reducen los gastos médicos, porque los sujetos bien nutridos tienen un sistema inmunológico o una defensa muy fuerte, padecen menos enfermedades infecciosas, tienen mejor cicatrización de las heridas y su recuperación quirúrgica es más rápida; se reduce el tiempo de hospitalización, las tasas de complicaciones y el uso de fármacos. No obstante, las ARS no cubren la asistencia nutricional ambulatoria (consultas externas) de sus afiliados; y en el caso particular del sobrepeso y la obesidad, argumentan de manera errónea que se trata de intervenciones puramente estéticas. Sin embargo, esta conducta refleja ignorancia y falta de sensibilidad humana por parte de los gerentes. Esto es agravado por una actitud indiferente de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL) y la complicidad de todos los actores del sistema dominicano de salud. La obesidad es una caja de pandora llena de muchos males: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, elevación del colesterol y los triglicéridos, cálculos renales, enfermedades gastrointestinales y articulares, gota, infertilidad, abortos, cáncer, depresión, etc, etc. Prevenir y controlar la obesidad es invertir en salud, ya que es prevenir y controlar un sinnúmero de enfermedades agudas y crónicas que representan un gasto insostenible de salud pública.
La dietoterapia juega un rol fundamental en la prevención, el manejo y la recuperación de cualquier enfermedad. ¡Unas gafas frente a la miopía de las ARS!