CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

26_11_2015 HOY_JUEVES_261115_ El País5 A

P: ¿Es cierto que los enfermos de úlcera péptica no necesitan una dieta especial?

R: La úlcera péptica (UP) es una erosión de la mucosa del estómago (úlcera gástrica) o del duodeno (úlcera duodenal) causada por una secreción excesiva de ácido clorhídrico o pepsina, o disminución en la resistencia de la mucosa al ácido.

Anualmente 4 millones de personas padecen UP alrededor del mundo (Thorsen K, 2013); un 70% tienen 25-64 años de edad. Aproximadamente 15% de las úlceras ocurren en el estómago, y 85% en el duodeno (primera porción del intestino delgado).

El Helicobacter pylori está implicada en el 70% de las úlceras gástricas y en 92% de las duodenales; aunque la mayoría de las personas infectadas con H. pylori no padecen la enfermedad. Esta bacteria segrega una enzima que remueve el moco gástrico, haciendo que la capa mucosa sea más susceptible a la erosión. Por lo tanto, si destruimos el H. pylori en estos pacientes, con antibióticos, la úlcera generalmente se cura. Otra causa de úlcera péptica son los antiinflamatorios no esteroideos o AINES (aspirina, ibuprofeno, naproxeno, ketorolaco, etc). El consumo de alimentos condimentados no es una causa de úlcera péptica. El paciente puede comer normalmente, sin necesidad de seguir una dieta especial. Una alimentación saludable y variada, incluyendo 5 porciones de frutas y verduras al día, más 8-10 vasos de agua fresca. El objetivo de la dietoterapia es evitar la hipersecreción ácida para favorecer la cicatrización y reducir el dolor.

A principios del siglo XX Sippy propuso una dieta basada en leche y crema de leche, combinada con antiácidos, basada en el principio de que la leche alcaliniza el contenido gástrico y mejora el dolor; pero hoy, la leche ya no se usa porque produce una acidez gástrica de rebote, reactivando el dolor. Para acelerar el proceso de cicatrización de la úlcera, además de proteínas, se necesitan mincronutrimentos específicos, tales como: zinc, selenio y vitamina A. También la fibras solubles (gomas, mucílagos, pectinas), presentes en manzana, pera y avena, ayudan a la curación de la úlcera porque aumentan la viscosidad del contenido intestinal; y las fibras insolubles (celulosa, hemicelulosa, lignina, etc) de los cereales integrales, favorecen la expulsión de las heces. También el uso de probióticos (Lactobacilo acidófilo) puede inhibir el crecimiento del H. pylori en un 64%.

Consumir alimento a tolerancia, restrigiendo alcohol, condimentos fuertes, gaseosas y café.