CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Jimmy Barranco Ventura

P: ¿Por qué son discriminadas las personas obesas?

R: Las personas obesas frecuentemente son discriminadas en el hogar, la escuela, el lugar de trabajo y en la calle; les llaman, despectivamente, gordiflones, sacos de papas, hipopótamos, bolas de grasa, etc.

En cierta escuela primaria cuando llegaba una niña obesa al aula de clases, los demás niños se reían y corrían hacia el otro extremo del salón para “equilibrar” el peso de la pequeña. ¡Qué humillación! Muchos choferes de vehículos públicos se niegan a transportar a los obesos o les cobran el doble de la tarifa establecida.

Además, los obesos son discriminados por el personal sanitario y el propio sistema de salud, ya que las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) se niegan a cubrir la asistencia nutricional ambulatoria, considerándola erróneamente como algo estético, y no como un problema de salud.

Según un panel de expertos internacionales la discriminación de los obesos tiene sus raíces en cinco premisas falsas (Rubino F y col, Nature Medicine, Abril 2020):

1- “El peso corporal es igual a las calorías ingeridas menos las calorías utilizadas”. Cuando se pierde peso el organismo trata de recuperar esas libras aumentando el apetito y disminuyendo el gasto metabólico. Además, la actividad física sólo requiere un 30% del gasto calórico total.

2- “La obesidad es causada primariamente por un aumento voluntario del consumo alimentario y un estilo de vida sedentario”. El sedentarismo podría ser una consecuencia de la obesidad, y no la causa. Además, la obesidad puede ser causada por factores genéticos, estrés psicológico, falta de sueño, trastornos endocrinológicos, medicamentos, etc.

3- “La obesidad es un estilo de vida elegido”. Los obesos reconocen que la obesidad no es una elección voluntaria, sino un problema serio de salud, pues aumenta el riesgo de diabetes, depresión, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cáncer, etc; y disminuye la calidad y la esperanza de vida.

4- “La obesidad es una condición, no una enfermedad”. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) y los Institutos de Salud de los Estados Unidos (NIH) consideran la obesidad como una enfermedad.

5- “La obesidad severa habitualmente es reversible comiendo voluntariamente menos y ejercitándose más”. Según las evidencias científicas esta práctica sólo causa una pérdida modesta de peso en los obesos severos. ¡La discriminación es un delito!