Consultorio de Nutrición

Consultorio de Nutrición

P: ¿Cuáles alimentos controlan los niveles sanguíneos de colesterol?

Envíe sus preguntas
e.m.: [email protected]


R: A pesar de la eficiencia que tienen las estatinas para controlar el colesterol “malo” (c-LDL) y reducir significativamente el riesgo de enfermedad coronaria, los factores dietéticos y el estilo de vida todavía son reconocidos como la primera línea de intervención para reducir el riesgo de cardiopatía coronaria, por el Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol (NCEP) y la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA), recomendando el consumo de fibras viscosas (avena, cebada) y esteroles vegetales, y proteína de soya y nueces, respectivamente.

El uso de un portafolio dietético a base de estos cuatro componentes reduce el c-LDL aproximadamente un 30%, y disminuye significativamente el riesgo de cardiopatía coronaria (Cyril y col, Current Atherosclerosis Reports, 2004). También los alimentos funcionales que proporcionan esteroles vegetales (fitoesteroles) o estanoles vegetales (fitostanoles) en una dosis de 2 gramos al día reducen 10-15% los niveles de c-LDL. Otro portafolio dietético a base de esteroles vegetales, proteínas de soya y fibras viscosas puede ser tan eficaz como tomar 20 mg al día de una estatina (lovastatina), ya que reduce el c-LDL en un 29%.


Según algunos estudios controlados, las dietas ricas en verduras, frutas, almendras, nueces y otros frutos secos pueden reducir los niveles del c-LDL, igual que el té verde y las catequinas.


En tal sentido, se ha postulado que la incorporación de una gran variedad de alimentos vegetales (dieta del Jardín del Edén) en las dietas modernas podría controlar mejor los niveles elevados de colesterol y triglicéridos, propios de los patrones alimentarios contemporáneos.


La suplementación dietética con licopeno del tomate puede reducir la concentración c-LDL en un 14%; los polifenoles de la manzana inhiben la absorción intestinal del colesterol de la dieta y promueven su degradación en el organismo. También los pescados azules (salmón, sardina, atún, arenque, trucha, anchoa y anguila), ricos en ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA), disminuyen los niveles del c-LDL y el riesgo de enfermedad coronaria, como sucede con los esquimales de Groenlandia, a pesar de no consumir vegetales en su dieta.
Finalmente, se recomienda sustituir las grasas saturadas de origen animal por aceite de oliva o de canola y aguacate (Schoeneck M. Nutr. Metab Cardiovasc. Dis., 2021).