CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Jimmy Barranco Ventura

P: ¿Existe alguna relación entre el consumo de alimentos ultraprocesados y el riesgo de cáncer?


R: El cáncer es un problema de salud pública que ha crecido exponencialmente en las últimas décadas, diagnosticándose 14.1 millones de casos nuevos en el año 2012; y de acuerdo al Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, los países desarrollados podrían evitar la tercera parte de todos los cánceres si modificaran su estilo de vida y sus hábitos alimentarios.

El consumo de una dieta balanceada y variada, la eliminación del tabaco y la reducción del consumo de alcohol, constituyen la piedra angular en la prevención primaria del cáncer. Por otro lado, en los últimos años ha habido un incremento significativo en el consumo de alimentos ultraprocesados, los cuales se caracterizan por su baja calidad nutricional y por su alto contenido de azúcar agregado, grasas totales y saturadas, sal, preservativos, colorantes, bajo aporte de vitaminas y falta de fibras. Según diversas encuestas realizadas en Europa, Estados Unidos, Brazil, Canada y Nueva Zelanda, los alimentos ultraprocesados representan entre 25% y 50% de la ingesta calórica diaria.

Estos alimentos aumentan el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles (obesidad, diabetes, elevación del colesterol y de los triglicéridos, hipertensión arterial), y particularmente, cáncer por varias razones:


1- El exceso de calorías, grasas y azúcar aumenta el riesgo de obesidad, una condición asociada con mayor riesgo de cáncer de mama, endometrio, riñón, vejiga, ovarios, estómago, hígado, páncreas, próstata, etc.

2- La mayoría de los alimentos procesados (sopas deshidratadas, embutidos, galletas y salsas) contienen mucha sal, cuyo consumo elevado se asocia con cáncer de estómago.

3- Los envases de los alimentos ultraprocesados, en especial los plásticos, pueden contener algunos materiales con propiedades cancerígenas, como el bisfenol-A. También muchos contaminantes, como acrilamidas, aminas heterocíclicas, hidrocarburos aromáticos policíclicos formados durante el procesamiento con calor, tienen propiedades cancerígenas (cáncer de riñón y endometrio).

4- Algunos alimentos ultraprocesados contienen aditivos, como el nitrito de sodio presente en las carnes procesadas, o el dióxido de titanio (pigmento blanqueador) con propiedades potencialmente cancerígenas en animales.

5- Estos alimentos carecen de fibras; y se conoce que las fibras reducen el riesgo de cáncer colorrectal, y podrían disminuir, también, el riesgo de cáncer de mama.
Una vez más, te invitamos a que regresemos juntos al campo.