CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Jimmy Barranco Ventura

P: ¿Por qué la pérdida rápida de peso corporal puede provocar caída del pelo?


R: El ciclo de crecimiento del pelo tiene tres fases: anágena o de crecimiento, catágena (de transición entre anágena y telógena ) y telógena o de reposo.

La longitud del pelo es proporcional a la duración de la fase de crecimiento (dura entre dos y seis años), y depende de factores genéticos, nutricionales, hormonales y metabólicos. El pelo crece unos 0,4 milímetros al día, un centímetro al mes y unos 15 centímetros al año.

La cirugía bariátrica (en especial, la manga gástrica) y las dietas muy estrictas que cursan con pérdida rápida de peso se asocian con deficiencia de proteínas, hierro, zinc, vitaminas (complejo B, C, D y biotina) y otros nutrimentos necesarios para la formación del colágeno y el crecimiento del pelo.

Estas deficiencias nutricionales están ligadas al “efluvio telogénico agudo”, una condición caracterizada por adelgazamiento y caída del cabello, haciendo que este entre prematuramente en una fase telógena (reposo). La deficiencia de proteínas debilita el pelo y puede afectar su crecimiento.

La deficiencia de hierro afecta el pelo, aunque no está claro qué grado de deficiencia conduce a la pérdida del cabello, y los estudios no son concluyentes. El zinc es esencial para la salud de la piel y del cabello, entre otras funciones corporales clave.

Aunque su deficiencia es poco común, los factores de riesgo incluyen envejecimiento, enfermedad gastrointestinal, anorexia, mala absorción, enfermedad hepática o renal crónica, falcemia, diabetes, cáncer, alcoholismo y una dieta vegetariana. La vitamina D estimula el crecimiento de nuevos folículos capilares, por lo tanto, los expertos creen que su deficiencia puede causar pérdida y adelgazamiento del cabello.

Finalmente, también la deficiencia de vitamina B12, biotina y selenio, afecta el crecimiento del cabello.
Medidas preventivas:

1- Evitar las dietas muy restrictivas, la pérdida rápida de peso, el “síndrome del yo-yo” (subir y bajar constantemente de peso) y el ejercicio físico intenso.

2- Consumir una gran variedad de proteínas de alta calidad nutricional, que provean los aminoácidos necesarios para la producción del colágeno.

3- Incluir granos integrales, frutas, verduras y cárnicos.

4- Suplementar la dieta con multivitamínicos y nutrimentos inorgánicos (“minerales”).

5- Controlar el estrés y dormir 7-8 horas durante la noche.
¡Pierde peso, conservando tu pelo!