CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Dr. JIMMY BARRANCO VENTURA

P: ¿Cuál es el valor nutricional del mango?
R: El árbol del mango o melocotón de los trópicos (Mengifera indica) procede de la India, pertenece a la familia de las anacardiáceas, y se han descrito unas 130 especies. Crece 10-30 metros de altura, y es sumamente noble; pues no requiere riego y resiste a los incendios forestales, debido a que durante las sequías ocurre el máximo desarrollo de su biomasa, y la mayor actividad biosintética, por la menor nubosidad.

Es un árbol agresivo con otras especies para ocupar un espacio determinado; y su follaje ofrece sombra refrescante para el ganado, el caballo y el borrico. Pero también las aves del cielo hallan en él, alimento durante el día, y guarida al caer la noche.

El fruto carnoso del mango destila beta carotenos (1.2 mg por cada 100g), cuya acción antioxidante aniquila los radicales libres o especies reactivas de oxígeno; protegiendo nuestras células de la degeneración cancerosa que mina la vida.

Estos pigmentos carotenoideos, transformados en vitamina A, participan en la visión, protegen la piel y los epitelios contra la penetración bacteriana, evitando las infecciones.

El campesino en verano, deja pender su hamaca de las ramas de este árbol bendito; y mientras descansa, también disfruta del sabor, color y olor de esta deliciosa fruta tropical, que aporta en cada 100 gramos: potasio (170 mg), magnesio (18 mg) y calcio (12 mg) contra la hipertensión arterial; 1.7 gramos de fibras (pectina, para prevenir y controlar la diabetes, reducir el colesterol y los triglicéridos de la sangre, la diarrea y la deshidratación; celulosa para preservar la motilidad intestinal, y evitar, tanto el estreñimiento, como el cáncer de colon y de mama, porque elimina substancias cancerígenas o xenobióticos contaminantes de la dieta).

El anciano desvalido, y encorvado por el peso de los años, halla en el mango vitaminas y minerales, fructosa y más nutrientes: vitamina C (37 miligramos), niacina (660 microgramos), folato (36 microgramos) y piridoxina (130 microgramos), con 84 ml de agua, por cada ración de 100 gramos.

El mango, no es buena fuente de grasa, ni de proteínas, mas carece de colesterol; y es tan rico su sabor cuando está maduro-¡sin aditivos, ni carburo!-, que sería una locura execrable contaminar su pulpa con limón, chile y/o sal.