Consultorio de Nutrición: ¿Cómo se alimentaban los mineros atrapados?

Consultorio de Nutrición: ¿Cómo se alimentaban los mineros atrapados?

Jimmy Barranco Ventura

P: ¿Cómo se alimentaban los mineros atrapados en uno de los túneles de la Corporación Minera Dominicana (CORMIDOM) de Bonao?

R: Para alimentar a los dos mineros atrapados por 9 días en la mina subterránea del Cerro de Maimón, provincia Monseñor Nouel, tras producirse un deslizamiento de roca mientras laboraban en la empresa el pasado 31 de julio, se realizó una perforación a través de la cual se introdujo un tubo de cloruro de polivinilo (PVC).

Los obreros recibieron botellas de agua y sueros de rehidratación oral; pues sin agua no podemos vivir más de 3-5 días, debido a la acumulación de las sustancias tóxicas derivadas del metabolismo celular. Una vez conocidas las condiciones ambientales de humedad y temperatura (30 grados Celsius), el buen estado de salud de los mineros, determinamos su estado nutricional (¡muy bueno!, por cierto) a partir de la edad, la estatura y el peso registrados en el expediente clínico del dispensario médico de CORMIDOM.

Puede leer: Consultorio de Nutrición: ¿Cómo mejorar la alimentación en los niños con cáncer?

Luego calculamos sus requerimientos hídricos y proteino-energéticos, y diseñamos un plan de alimentación higiénica, equilibrada, nutritiva y saludable, en base a los alimentos de nuestra dieta habitual, suministrados en forma de papillas, purés y licuados, distribuidos en varias comidas.

Para preservar su estado inmunológico proporcionamos vitaminas (C, D y complejo B) y minerales; además, recibieron suplementos nutricionales líquidos con hidroximetil butirato (HMB) y calcio para preservar la masa muscular, por lo cual recomendamos practicar ejercicios de resistencia (levantamiento de piedras, lagartijas, estiramiento, etc).

Tratamos de modificar lo menos posible el patrón alimentario habitual de los obreros, para evitar cualquier rechazo que pudiera comprometer su estado nutricional y/o agravar la ansiedad generada por el enclaustramiento y el estado de incertidumbre en que vivían.

Su estado de salud era monitoreado varias veces al día (pulso, frecuencia respiratoria y temperatura corporal); se hacía un registro diario del consumo de alimentos y las características de la orina.

Además, los mineros conversaban diariamente con sus familiares, y recibieron apoyo emocional continuo por un equipo de psicólogos experimentados. ¡Felizmente!, fueron rescatados en buen estado nutricional.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas