CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Jimmy  Barranco  Ventura

P: ¿Cuándo se debe consultar con el nutriólogo clínico?

R: El nutriólogo es un profesional del área de la salud, generalmente un médico, con estudios de posgrado (residencia médica, especialidad o maestría) en el área de la nutrición clínica, y quien está capacitado para prevenir y manejar los trastornos nutricionales, tales como: desnutrición, obesidad, aumento de triglicéridos y/o colesterol) en sangre, anemias nutricionales, diabetes mellitus, bocio, entre otros. ¡No todo es desnutrición y obesidad! Desde el año 2003 hasta la fecha el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) ha formado más de 1,500 médicos nutriólogos con nivel de Especialidad y Maestría en Nutriología Clínica. “La desnutrición en los pueblos es sinónimo de pobreza; y a nivel hospitalario es sinónimo de ignorancia”. Hemos avanzado a nivel hospitalario en la lucha contra la desnutrición, pero todavía no es suficiente. Una buena nutrición reduce el tiempo en el hospital y en cuidados intensivos; las complicaciones, los gastos de hospitalización y la tasa de mortalidad. Entonces, ¿quiénes necesitan consultar al nutriólogo?
1- Toda persona, grupo familiar o conglomerado social que desee adoptar un patrón de alimentación saludable para mejorar su calidad de vida y prevenir las enfermedades crónicas no transmisibles, tales como diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial, cáncer, Alzheimer, entre otras.
2- Las personas con antecedentes familiares de obesidad, diabetes o enfermedad cardiovascular, con el propósito de implementar un plan alimentario preventivo.
3- Los diabéticos, con el fin de controlar o remitir su enfermedad mediante una intervención en la dieta y el estilo de vida para controlar la obesidad, la glucemia, mejorar la función del páncreas y prevenir las complicaciones.
4- Los pacientes hospitalizados que no pueden alimentarse bien por más de 3-5 días, quienes necesitan una nutrición especial por vía oral o por una sonda de alimentación a través de la nariz o un tubo de gastrostomía (acceso quirúrgico gástrico) o directamente a través de una vena. (nutrición parenteral).
5- Situaciones especiales: quemaduras graves, cirugía del aparato digestivo y otras cirugías; desnutrición severa, enfermedad de Crohn, enfermedades cardiovasculares, elevación del colesterol y/o triglicéridos, cáncer, síndrome de intestino irritable, hemorroides, enfermedad celíaca, pacientes críticos, enfermedad de Párkinson, embarazos de alto riesgo…