CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

CONSULTORIO DE NUTRICIÓN

Jimmy Barranco Ventura

P:¿Sabes cuál es el menú de la felicidad en tiempos del covid-19?

R: Hoy arribamos al último día del año 2020 llenos de incertidumbre y desolación a causa de la pandemia del covid-19, que le ha costado la vida a más de 2,400 dominicanos, y cuya tendencia es aumentar exponencialmente luego de las festividades navideñas, debido a la negligencia de la gente a acatar las medidas preventivas: lavado de manos, uso de mascarillas y distanciamiento social.

Las autoridades sanitarias insisten en la importancia que tiene no recibir invitados en nuestros hogares; exhortándonos a compartir solamente entre los miembros de la familia que conviven bajo el mismo techo, para evitar la propagación del coronavirus.

Muchos, durante años, han consumido un menú cargado de orgullo, altanería, odio y prepotencia; y hoy sufren de obesidad emocional.

Otros están desnutridos por las deficiencias nutricionales propias de una alimentación desequilibrada, a base de autocompasión, tristeza, soledad, depresión y raíz de amargura. Sin embargo, un invitado está tocando la puerta de tu casa, y espera que le abras tu corazón.

Él quiere cenar contigo para ofrecerte un delicioso y nutritivo manjar, con poderes curativos; pues “su comida es tu medicina” contra toda tristeza, angustia y soledad. El invitado se llama Jesús, cuyo nacimiento recordamos en Navidad.

Él quiere servirte un menú espiritual, preparado en el calvario; y cuyo precio sobrepasa el valor del manjar más costoso aquí en la tierra. El Mesías inocente, pagó con su propia vida, siendo inmolado como cordero para darte vida en abundancia; y hoy te dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).


Aquí tienes el menú de la felicidad en tiempos de pandemia:
1- Aperitivo: una copa de amor eterno rebosante del gozo de la salvación.
2- Entrada: vegetales frescos, cultivados en el huerto de la paz espiritual, y aderezados con el aroma de la paciencia divina.
3- Plato fuerte: una paella, preparada bajo la dirección y guía del Espíritu Santo, con mariscos de amabilidad, calamares y ostiones de bondad, impregnados con la humildad del Divino maestro de Galilea.
4- Postre: tarta tiramisú de ayuno y oración, horneada con dominio propio.