CONSULTORIO ECOLÓGICO

http://hoy.com.do/image/article/479/460x390/0/7C1A1BB2-EEBE-48E2-A3F4-687E3EB3A8A5.jpeg

Especialista en recursos naturales
P.-
Profesor, ¿pero después de cinco siglos, siguen apareciendo galeones con botines de guerra, bienes y otros valores históricos que le interesan a todo el mundo, pero que a los dominicanos, ni siquiera nos mueve la curiosidad; podría decirnos qué ganamos con estos descubrimientos?

R.- Si no fuera por la labor investigativa, aparentemente inocua y sin importancia económica directa, que realizan los científicos, la mayoría de ellos extranjeros por los cuantiosos recursos económicos que se invierten; hoy la humanidad no se diera cuenta de que “la Tierra es redonda”, por ejemplo, cuestión que hace precisamente cinco siglos, el Almirante Cristóbal Colón se encargó de demostrarle a la humanidad, al cumplir su sueño de llegar a la India (cuna de las especias y las esencias), haciendo la ruta contraria a la que hacían todos los navegantes y comerciantes de su época. 

El descubrimiento del galeón español “Soli Deo Gloria” (Solo a Dios Gloria), que acaban de realizar tres buzos de la “Compañía Marine Exploration” y el personal de la Oficina de Patrimonio Subacuático de la Secretaria de Estado de Cultura, en las costas de Nagua, precisamente dentro del ámbito marino – costero de una área protegida conocida como “Refugio de Vida Silvestre La Gran Laguna”, la cual cubre una amplia franja marina entre las desembocaduras de los ríos Boba y Baqui.

Particularmente creía que después de la extraordinaria noticia del descubrimiento del “Cara Merchant”, del legendario pirata William Kidd (Capitán Kidd), realizada por la Universidad de Indiana en los dominios costeros del Monumento Natural Isla Catalina, no íbamos a tener sorpresas tan agradables en el campo de los hallazgos  de valores históricos en las costas dominicanas. Sin embargo, todavía es mucho lo que nos falta por descubrir, pues en los “Archivos de Indias” de la ciudad de Sevilla (España) y otros museos y centros culturales de Europa, existe documentación de al menos 500 hundimientos de barcos durante la época colonial y eventos subsiguientes.

Creemos que esta noticia debe de enorgullecernos del patrimonio histórico que atesoran nuestros mares y que gracias a la labor de los técnicos de Patrimonio Subacuático, estamos conociendo y rescatando. Es de justicia felicitar a Doña Lourdes Camilo y su equipo de soporte, por su empeño en el rescate de la memoria cultural e histórica que yace olvidada en nuestros mares.