CONSULTORIO ECOLÓGICO

http://hoy.com.do/image/article/420/460x390/0/A8DA1668-4554-4138-AE17-D9586067572A.jpeg

Especialista en recursos naturales
P.- ¿Qué importancia tiene el principio de la irreductibilidad de las Áreas Protegidas que se discute actualmente en la Reforma Constitucional?

R.- Esta propuesta es la más atinada y la que reúne mayores méritos para sustentar la base doctrinaria constitucional que justifique el testamento de Nación que los dominicanos debemos proclamar ante la humanidad y para deslindar el horizonte de nuestro porvenir.  Este principio en esencia lleva un mensaje claro e impoluto: “las Áreas Protegidas son los activos fijos del patrimonio natural de la República Dominicana, capaces de generar riquezas que alcancen al universo de la población, sin comprometer un ápice de las potencialidades de los recursos naturales que les servirán a las futuras generaciones para labrar su propio bienestar”.

Las Áreas Protegidas son irreductibles y quien intente lo contrario, estará atentando contra lo más sagrado de la Nación, su integridad física y el futuro de los dominicanos. Costa Rica tiene casi la mitad de su territorio protegido y la base de su economía, reside en la conservación de sus Áreas Protegidas. Su respeto a la naturaleza la sitúa entre las naciones más privilegiadas del planeta en cuanto a la defensa de la biodiversidad, sus aportes para atenuar los cambios globales del clima y sus esfuerzos para construir su porvenir en la ruta del  desarrollo verde.

El archipiélago de las islas Canarias es un 60% territorio protegido. Cuando se visita Gran Canaria o Tenerife (los territorios insulares más poblados), por cada canario que se ve en las calles, hay 15 extranjeros. La economía de estos territorios españoles se basa en el turismo. Tienen menos de un millón de habitantes y anualmente las visitan 15 o 16 millones de turistas. Pero el caso extremo lo constituye la República Seychelles. Allí no cabe dudas de que las Áreas Protegidas “valen más que el Oro”, como dijo una vez Bill Clinton en su campaña contra los republicanos, quienes abogaban por la explotación de una mina de oro aparecida en el legendario Parque Nacional Yellowstone. Las 155 islas de las Seychelles constituyen un inmenso Jardín Botánico Tropical que vive única y exclusivamente del turismo.

Darle rango constitucional a las Áreas Protegidas y consagrar su irreductibilidad futura, es el mejor legado, la herencia mayor, que le podemos dejar a nuestros hijos y el mejor testamento o compromiso con la vida que hacemos ante la humanidad. Por esa vía marchan la OEA desde 1942, FAO 1947, UICN 1948 y UNESCO 1968.