Consultorio Ecológico

Eleuterio Martínez

P. Profesor,continúa la arrabalización de la Avenida Ecológica ¿Será que a nadie le preocupa la destrucción de la vista más hermosa del paisaje urbano de la capital dominicana?

R. En Santo Domingo Este se ha perdido todo sentido de la planificación del tejido urbano y el valor paisajístico que debe reinar para construir la personalidad de una urbe. ¿Dónde está el buen gusto por lo regio y el sentido de la amenidad que inspiraron la construcción de la Avenida Ecológica y el Parque Lineal que debía gobernar la plataforma arrecifal de los farallones Sur y Norte?
A la municipalidad de Santo Domingo Este le ha quedado grande un Mirador del Este, Faro a Colón, los Tres Ojos y una herencia natural invaluable. No valió que le entregaran dos grandes avenidas en construcción avanzada y varios decretos que declaraban de utilidad pública los terrenos a 150 metros encima y debajo de los farallones, ni que perteneciesen al CEA o a Bienes Nacionales.
La miopía urbana es una desgracia y peor la desidia, pues aún estando a tiempo de corregir errores, apetencias desmedidas por apropiarse de lo que es de todos, las autoridades edilicias no se animan a salvar lo poquito que queda del arrabal y el caos ocupacional reinante a lo largo de la Ecológica.
Encima del mismo eje del farallón y el distribuidor de esta vía para conectar con la Avenida Charles de Gaulle, se construyen talleres cuyo acceso constituye un peligro inminente en ambos sentidos para la libre circulación (personas y vehículos) y las autoridades de planeamiento urbano no hacen absolutamente nada, sabiendo que se trata de ocupaciones ilegales.
Adónde llegará el caos que se sigue creando sobre los farallones, pues hasta encima de la propia vía, se permite a cualquiera construir un dealer o estación de venta de autos o estaciones de expendio de combustibles. ¿Tenemos o no tenemos gobierno municipal?
Peor aún, si las autoridades locales son cómplices del delito, pues en la práctica se conocen detalles que avergüenzan contra una naturaleza privilegiada, con los paisajes y cuencas visuales nunca vistos en el entorno capitalino. ¿Por qué no tenemos una sala capitular que se ocupe y preocupe por estos asuntos? ¿Por qué el Estado dominicano no crea otro Consejo de Auntos Urbanos u otra entidad especializada que tenga capacidad de pensar, ver y planificar el espacio citadino del más grande asentamiento humano de la República Dominicana?