CONSULTORIO ECOLÓGICO

Especialista en recursos naturales
P. Profesor, si nadie se sonroja ante la violación flagrante de la ley o más bien, si ninguna autoridad se da por enterada de lo que está ocurriendo en el Cinturón Verde de Santo Domingo ¿cuál es la instancia oficial encargada de velar por su protección?

 R. Legalmente es al Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, a través de su Dirección General de Ordenamiento Territorial a quien le incumbe la gerencia del Cinturón Verde de Santo Domingo, por ser el órgano oficial que asumió las funciones del antiguo “Consejo Nacional de Asuntos Urbanos” (CONAU).

Con la desaparición del CONAU, no se contempló que este proyecto tan importante corriera la misma suerte, en vista de su trascendencia para la salud ambiental de esta gran urbe capitalina y sobre todo, por estar destinado a la protección de los principales cursos de agua y manantiales que circundan la capital dominicana (ríos Ozama, Isabela, Haina y los arroyos Guzmán, Manzano, Cachón de San Isidro y los manantiales del Gran Parque Mirador de las Américas).

En principio se pensó que Ordenamiento Territorial le entregaría al Ministerio del Ambiente la gestión de este espacio urbano protegido; pero no ha ocurrido así y, por lo tanto, se le ha relegado al olvido y al desamparo. Lo poquito que se mantiene parcialmente protegido corresponde al Parque Mirador del Oeste (actualmente con una porción excelentemente bien cuidada y otra abandonada), el Cachón de la Rubia (orgullo de Santo Domingo Este), Las Malvinas, Isla La Esperanza y Los Tres Brazos (rescatados y repotenciados), Parque Ecológico de San Isidro (hermoso y con grandes atractivos ecoturísticos), el Parque Nacional Humedales del Ozama (propuesto como “Sitio Ramsar” o Humedal de Importancia Internacional), el Parque de las Investigaciones de Pantoja y la ampliación del Parque Mirador del Norte (agredido por todos los lados: Jardín Memorial, Puerta de Hierro, Metro Santo Domingo…).

Estas conquistas realizadas por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y puestas al servicio de la ciudadanía, deben seguir extendiéndose a Palavé, Lechería, Hato Nuevo, Aeropuerto El Higüero, Ríos Dajao y La Yuca, La Concordia, Arroyo Manzano (Parque Ecológico Manantiales del Norte) y sobre todo, Los Farallones de la Zona Oriental, el área con mayor potencial de desarrollo ecológico y urbanístico que le queda al municipio de Santo Domingo Este.