Consultorio Ecológico

Consultorio Ecológico

ING. ELEUTERIO MARTÍNEZ

P. Profesor, a propósito del Día Mundial de los Humedales, ¿cuál es la importancia de los sitios Ramsar para la República Dominicana?

R. La importancia reside en que nuestro país entra al mapa mundial de Sitios Ramsar, lo cual ocurrió en el 2002 con la aceptación del Lago Enriquillo como primer Humedal de Importancia Internacional de la Convención Ramsar, con el N° 1178. Desde entonces, la República Dominicana ha sometido varias propuestas, de las cuales ya se han aprobado cuatro, pues además del lago, tenemos aceptados la Laguna Rincón en Cabral, Los Humedales del Parque Nacional Jaragua en Oviedo – Pedernales, y Los Humedales del Bajo Yuna.

Los sitios Ramsar adquieren importancia mundial por tratarse de ecosistemas especiales que contribuyen a la conservación de las aves migratorias. Estos lugares son utilizados como aeropuertos o sitios de descanso y alimentación para estos viajeros impenitentes, en sus rutas migratorias entre los hemisferios Norte y Sur del Planeta.

El reconocimiento que alcanza la República Dominicana como país – parte de esta convención, reside en el respeto ganado frente a la Comunidad Internacional y luego, en su promoción como destino turístico, entre otros aspectos que incluyen la economía, los vínculos científicos y sus relaciones internacionales.

El Lago Enriquillo fue quien le abrió las puertas de entrada al único Acuerdo Internacional destinado a la protección específica de un ecosistema en el planeta: “los humedales”. Todos los demás recursos naturales logran atenciones especiales por méritos o atributos colectivos, pero los humedales contribuyen a que las aves migratorias, no solo son importantes como componentes de la naturaleza, sino porque juegan un rol especial en la distribución energética global, cadenas alimenticias y dispersión de especies botánicas.

Eso quiere decir, que las aves migratorias son los agentes o medios naturales más importantes para la conformación paisajística y la composición de las comunidades botánicas terrestres que existen sobre la faz del planeta.

Y algo que nosotros los humanos desconocemos, para el desarrollo de su función, las aves tienen que desplazarse entre los dos hemisferios planetarios, porque dentro de su constitución genética, tienen un dispositivo que las obliga a realizar este papel, de manera tan precisa, que en su ADN traen el mapa con la ruta que deben hacer a lo largo de su existencia.

Es decir, las aves y los humedales nos permiten conocer algunas de las leyes globales que gobiernan la vida y la evolución.