Consultorio Ecológico

Consultorio Ecológico

P. Profesor, ¿podría indicarnos cuales son las tres causales que amenazan la vida del planeta?

R. Claro que sí, pues de alguna manera, la República Dominicana también es víctima y victimaria a la vez, de estos males que mantienen en vilo a la humanidad, particularmente a las Naciones Unidas, quien acaba de celebrar una cumbre mundial para tratar de salvar al planeta.

La más importantes de las tres causales de la muerte lenta del planeta, es el cambio climático, cuyos síntomas son tan variados y disímiles, que no solo confunden al ciudadano común, si no a los mismos científicos que tratan de desentrañar su real naturaleza y los porqués de tales expresiones y la forma en que poco a poco, van diezmando las condiciones vitales globales, desde las profundidades de los océanos hasta las cumbres montañosas más conspicuas.

La segunda reside en la contaminación creciente en los mares y ambientes terrestres y la tercera, es la pérdida acelerada de la biodiversidad planetaria.

Todavía están calientes los asientos que ocuparon los especialistas de los países partes del sistema de las Naciones Unidas que acaban de reunirse en la “V Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-5)”, principal organismo de toma de decisiones ambientales del mundo, quien abogó el pasado lunes, por abrir una nueva “Era de Acción”, con el propósito de salvar el Planeta Tierra, ante las graves amenazas de la “Crisis Climática, la Contaminación Ambiental y la Pérdida de la Biodiversidad”.

El reto o el desafío más grande que enfrenta la actual civilización, es encontrar los mecanismos más idóneos para que la humanidad logre adaptarse a las nuevas condiciones ambientales que rigen para el planeta, debido al cambio del clima terrestre que mantiene bajo riesgo a los ecosistemas que sustentan la vida.

El problema no solo radica en su inminencia y su comprobación en todas las latitudes y meridianos, si no, por lo difícil de convivir con males inestables o que no se sabe en cual dirección van a discurrir.

La República Dominicana está lidiando con problemas nunca antes vistos o al menos, sin registros en los siglos que precedieron a este tercer milenio, como es el caso de la presencia del “sargazo”, una amenaza real y seria para el turismo, la principal actividad que sustenta la economía dominicana, y con igual gravedad, tenemos amenazas sin precedentes sobre la más rica biodiversidad que se expresa en el caribe.