CONSULTORIO ECOLÓGICO. Algas pardas

Eleuterio Martínez

P. Profesor, la presencia masiva de algas pardas en las costas oriental y sur del país mantiene alarmados a los pueblos que como Juancho, por poner un ejemplo, posee enormes colchones o alfombras extendidas a todo lo largo de su perfil costero, ¿de dónde vienen estas plantas? ¿cuál es el peligro real y habrá alguna solución efectiva a corto plazo de esta problemática?

R. Todas estas interrogantes requieren una respuesta científica, no solo de un especialista, sino de una instancia académica que disponga de los expertos o especialistas en biología marina. Todavía la UASD no se ha pronunciado al respecto, pues es la única institución que posee una unidad dedicada exclusivamente al estudio y a la investigación de la biodiversidad y los recursos costeros y marinos: el Centro de Investigación de Biología Marina (CIBIMA).

Hasta ahora el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales está lidiando con el problema y proponiendo soluciones a los hoteleros e instalaciones turísticas, en base a las opiniones y al criterio técnico de los especialistas del Viceministerio de Recursos Costeros Marinos; pero no se tiene una respuesta contundente a la problemática de la presencia masiva de las algas en las costas dominicanas.

Dada la magnitud del problema que envuelve a la zona costera oriental, principal plaza turística del país y luego al litoral Barahona – Pedernales, resulta oportuno que el CIBIMA, la Academia de Ciencias y el Ministerio de Medio Ambiente, donde se concentra la mayor presencia de expertos, más la experiencia proveniente de especialistas de países caribeños que han convivido con el problema, para organizar y desarrollar un evento científico capaz de documentar, brindar posibles soluciones y establecer las líneas de investigación para casos futuros similares.

Hasta ahora se maneja la hipótesis de cambios que están operando en el comportamiento de las corrientes marinas, las cuales están arrastrando parte de las enormes poblaciones de algas pardas que cubren el mar de los Sargazos, ubicado entre Norteamérica y África (al norte de las Antillas Mayores).

Como se trata de organismos tropicales (algunas de las algas son propias del mar Caribe), es necesario profundizar los estudios y sobre todo, en los usos potenciales y posible industrialización como fuentes alimenticias para animales, por sus propiedades nutritivas. Es hora de poner la inteligencia humana por delante, manejar alternativas y actuar, pues el impacto mayor lo tiene el turismo, principal ventana de oxigeno de la economía dominicana.