Consumidores “acaban” con plantaciones de moringa; vendedores la disecan porque temen desaparezca el “árbol milagroso”

SAN JUAN DE LA MAGUANA. La fiebre del consumo de moringa sube y sube cada día en esta ciudad, a tal extremo que la reducida plantación silvestre que existía en la zona ha sido talada, razón por la que vendedores de la planta la disecan y almacenan como medida preventiva.

Como los precios de las hojas, vainas, cáscara y madera aumentan en la medida que igual lo hacen los consumidores, se ha desatado una fuerte competencia entre los vendedores, y como saben que los árboles de moringa se están agotando en la zona, cortada al ras por los asiduos consumidores para aprovechar no solo sus hojas, sino las vainas y la madera del llamado “árbol milagroso”.

En un recorrido al menos por las carreteras que comunican esta ciudad con Las Matas de Farfán, Juan de Herrera, Bohechío, El Cercado y un tramo San Juan- Barahona, se pudo comprobar que las pocas matas que existían lucen cortadas y solo quedan los troncos de apenas tres a cuatro pulgadas.

Cada día aumenta el número de personas de todas las clases sociales que están consumiendo pócimas de moringa, unos porque dicen “sentirse muy bien, duermen mejor, no son afectados por gripe desde hace tiempo, en fin, para muchos el árbol estará sustituyendo la medicina convencional”.

En la medida en que aumentan los consumidores, así aumentan los precios de las hojas, vainas, madera y galones, lo que les está reportando grandes beneficios a los vendedores.

Consultado en torno a la tala de moringa en la zona, Pedro Beato, director provincial de Recursos Naturales, confirmó que ciertamente en recorridos realizados ha podido observar muchas  matas de moringa cortadas muy bajitas, casi al ras de la tierra, al tiempo de aclarar que el árbol no muere, y que a los pocos días suben nuevos retoños, o repollos.

“Bueno, ciertamente he visto muchas matas de moringa cortada en las carreteras después que se ha desatado la fiebre de su consumo, eso es violatorio a las leyes que protegen el medio ambiente y los recursos naturales, si nosotros sorprendemos a alguien cortando cualquier tipo de árbol sin permiso, tomaremos las medidas legales que las leyes nos facultan, “ precisó Beato.

Reveló que hasta donde tiene conocimiento, en esta provincia solo existe una pequeña plantación propiedad de una universidad para fines de investigación.