Continúa investigación sobre muerte de magnate Berezovski

LONDRES. AFP. El misterio sobre las causas del deceso de Boris Berezovski, un potentado ruso y opositor de Vladimir Putin, persistía el domingo, un día después de que se encontrase su cadáver en una residencia cerca de Londres, pues los investigadores no tenían de momento pruebas de que fuera un homicidio, mientras sus allegados sugerían un suicidio.

  Durante toda la noche del sábado, un gran cordón policial impedía que la gente se acercase a esta residencia de Ascot, una ciudad situada a unos 60 km al sudoeste de Londres, donde un equipo de investigadores especializados en sustancias NRBC (nucleares, radiológicas, biológicas y químicas) estaba trabajando.  

Ayer por la mañana, la policía del valle del Támesis, responsable de la investigación, anunció que esos expertos “no habían encontrado nada sospechoso en la residencia”.   Será necesaria la realización de una autopsia para establecer “las circunstancias de la muerte” de Boris Berezovski, que por el momento se considera como “inexplicada”, agregó la policía que este domingo por la tarde anunció que no tiene “en esta fase, pruebas de la implicación de una tercera persona”. 

El multimillonario fue descubierto por uno de sus empleados el sábado por la tarde tirado en el suelo del cuarto de baño.  Berezovski, que fue uno de los adversarios más virulentos de Vladimir Putin, era una de las personalidades en Londres de un grupo de exiliados.